Qué es el contrato de trabajo a destajo

¿Quieres saber más sobre el contrato de trabajo a destajo? Te contamos cómo funciona y en qué sectores laborales es más común.

Qué es el contrato de trabajo a destajo
A esta modalidad de empleo también se le denomina contrato por obra o labor

Trabajar a destajo es una expresión muy utilizada en nuestro país. ¿Quién no ha oído alguna vez esta frase refiriéndose a alguien que trabaja muchas más horas de las estipuladas en el contrato?

Además de ser una famosa expresión, este tipo de contrato de trabajo existe, siendo común solo en algunos sectores del mercado.

Esta modalidad laboral consiste en un contrato por obra o labor, es decir, un contrato en el que la remuneración está previamente pactada acorde con la cantidad de unidades o trabajos producidos por el empleado a lo largo de la jornada.

 

Funcionamiento del contrato de trabajo a destajo

 

El trabajador solo va a recibir por aquello que realice. El salario va a depender directamente de la cantidad y calidad de la producción, por lo que el tiempo que éste invierta en el trabajo no va tener ninguna importancia. 

Dado que el tiempo que el trabajador invierte no está contemplado en el salario, el valor acordado debe ser justo y debe también atender al esfuerzo que se va a requerir en la producción. El período de pago no puede superar el mes, normalmente es realizado cada semana o en periodos quincenales.

Teóricamente, el trabajo a destajo favorece la productividad del empleado, ya que cuanto más produzca más dinero ganará. Por otro lado, la empresa reduce sus gastos ya que solo paga por aquello que recibe por parte del trabajador.

Muchas empresas pueden llegar a abusar en este tipo de contratos, disminuyendo el valor del trabajo provocando así que el empleado produzca más para aumentar su salario. Es por eso, que hay que tener cuidado y acordar un valor razonable, conforme con el tiempo y el esfuerzo de cada trabajador.

 

En qué sectores es más común trabajar a destajo

 

Este tipo de trabajo es más habitual en el sector primario, en la construcción o en áreas en las que la producción y la obtención de piezas o unidades es fundamental para obtener beneficios.

En España no es muy común, sin embargo, esta modalidad laboral está permitida en casos en los que las empresas contratan trabajadores para la prestación de un servicio o trabajo concreto y temporal. Por ejemplo, es habitual en trabajos freelancer para traductores, redactores, fotógrafos o diseñadores.

Debe quedar claramente fijado el tipo de trabajo que se va a realizar a destajo y el valor por cada pieza producida. Recuerda que a pesar de ser una modalidad muy diferente a la de los trabajadores con salario fijo, los derechos laborales son los mismos para todos.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados