Rodrigo L.
Rodrigo L.
20 Ago, 2021 - 11:37
requisitos para un préstamo

Estos son los requisitos para pedir un préstamo

Rodrigo L.

Dicen que el dinero va y viene continuamente a lo largo de la vida. El problema es que lo más habitual es que vaya pero que no vuelva. Y si se da el caso afortunado de que venga, normalmente lo hará en una cantidad inferior a la de cuando se fue. Pero bueno, es la vida. Con los recursos que tenemos debemos hacerle frente. Y si no nos llegan tocará pedirlo, por lo que debemos conocer cuáles son los requisitos para pedir un préstamo.

Antes de la crisis los préstamos se concedían con facilidad. Luego llegaron las vacas flacas y tocó apretarse el cinturón. Las formalidades, sobre todo para hacer hipotecas, se endurecieron bastante. Hoy en día parece que todo vuelve a la normalidad, donde los principales requisitos para pedir un préstamo siguen siendo son ser mayor de edad y disponer de solvencia económica. Algo básico y lógico si queremos que la entidad bancaria o financiera nos deje el dinero.

El resto de condiciones dependerán de la entidad a la que se lo solicitemos. Varían de unas a otras, sobre todo cuando se trata de entidades financieras de tramitación exclusivamente online. Los bancos suelen ser mucho más exigentes que este tipo de entidades. También es cierto que depende de la cantidad a solicitar. Cuanto menor es menos condiciones se suelen exigir. Incluso hay entidades que aceptan solicitudes de préstamos cuando el interesado está incluido en un listado de morosos, como el famoso ASNEF.

Requisitos para pedir un préstamo

Dos son los fundamentales para poder solicitarlo:

Ser un residente en España mayor de edad

Para demostrarlo hay que presentar el DNI o la tarjeta de residencia, el pasaporte o el Número de Identidad del Extranjero.
Por supuesto, siempre tienen que estar en vigor. No se puede conceder un préstamo a un documento identificativo caducado. Hay que presentar siempre el original y del mismo se obtiene una copia.

Tener solvencia contrastada

Aquí es donde suelen caer un mayor número de solicitudes. Bien porque la solvencia acreditada no es suficiente, bien porque se carece de ella… En algunas entidades financieras, no obstante, entre sus requisitos para pedir un préstamo a veces no está el de tener nómina. Suele tratarse de cantidades pequeñas, aunque sí solicitan al menos un justificante de prestación de desempleo o de algún tipo de ayuda.

La mayoría de entidades lo que solicitan es una nómina que asegure unos ingresos fijos y superiores a las cuotas mensuales de las que conste el préstamo. Así, si éstas son de 250€, el sueldo del solicitante deberá ser bastante mayor. Es importante que el trabajador sea fijo, pues sumará más puntos favorables a la hora de la concesión del préstamo.

Son aceptados también como justificantes de ingresos tanto las pensiones como la declaración de Hacienda por parte de los autónomos. Los gestores de la operación podrán analizar con estos documentos los ingresos de los solicitantes y ver si es posible conceder o no el préstamo.

Ocurre en muchos casos que el préstamo es solicitado por personas con ingresos irregulares. La falta de estabilidad económica pone en entredicho la solvencia y termina por denegarse el préstamo. Porque el objetivo de solicitar ingresos regulares es demostrar que el solicitante podrá devolver el dinero prestado.

Garantía personal

El solicitante del préstamo tiene que ser consciente que al firmarlo responderá a la devolución con todos sus bienes, tanto los presentes como los futuros. Algo que recoge el artículo 1.911 del Código Civil y no se debe olvidar. A veces, como firmantes del préstamo aparece más de una persona. Entonces los cotitulares podrán garantizar la devolución de dos maneras:
Responsabilidad solidaria

En este caso la entidad con la que se contrató el préstamo puede dirigirse contra uno sólo de los titulares para recibir el pago íntegro de la cantidad adeudada. Posteriormente, los cotitulares podrán reclamarse entre ellos la parte que les corresponde pagar a cada uno.

Responsabilidad mancomunada

Cada cotitular tan sólo responde ante la entidad que les concedió el préstamo con la cantidad que se fijó previamente. De esta manera, la suma de las partes correspondientes a cada uno suponen el cien por cien del préstamo.

Estos requisitos para pedir un préstamo serían digamos los indispensables. Luego hay otros no tan fundamentales pero también necesarios.

Ser titular de una cuenta corriente

Atrás quedaron los tiempos en los que se podían hacer los pagos en metálico, asistiendo a la oficina. De hecho hace muchísimos años en los que tal opción ya no es posible. Es necesario tener una cuenta corriente que facilitar a la entidad bancaria o financiera.

En ella podrán depositar el importe del préstamo así como domiciliarse las cuotas que tenemos que pagar mensualmente por el mismo. En las entidades financieras que funcionan íntegramente por internet, es necesario tener una cuenta bancaria online para solicitar el préstamo.

Indicar la dirección de email y el número de teléfono

Son datos hoy en día imprescindibles para realizar cualquier gestión. El correo electrónico es la dirección en la que recibiremos las notificaciones de la entidad bancaria o financiera. Una manera sencilla e inmediata con la que estar al corriente de lo que pueda suceder con nuestro préstamo. En cuanto al teléfono, pues igual. Teléfono fijo y móvil son los dispositivos necesarios con los que localizar al solicitante o ya cliente en cualquier momento.

Todos estos son los requisitos para pedir un préstamo. Si se cumplen, la operación saldrá adelante el solicitante se convertirá en cliente. Con la ayuda de este dinero podrá hacer frente a la necesidad surgida y devolver el importe en cuotas que puede asumir. Y es que al concedernos un préstamo podremos obtener importantes ventajas.

Ventajas de un préstamo

  • Ofrece la posibilidad de poder realizar una compra necesaria o iniciar un proyecto que hasta el momento resultaba imposible debido a la ausencia del capital inicial. Son muchos los emprendedores que con el impulso del préstamo inicial lograron hacer despegar su empresa y hacer realidad su sueño.
  • El análisis que realizan los gestores de las entidades permite obtener las cuotas y plazos más adecuados para la situación económica de cada solicitante. Gracias a ello, tienen posibilidades tanto trabajadores por cuenta ajena como autónomos o pensionistas.
  • La comunicación directa con la entidad que lo concedió (teléfono, correo electrónico, visita a oficina) hace que siempre se esté al tanto de la marcha del préstamo. Así, por ejemplo, con una simple llamada o consulta por correo es posible conocer la cantidad pendiente de amortizar, el tiempo que queda para finalizar el préstamo…