¿Qué hago si no puedo pagar el crédito del coche?

Te damos unas cuantas soluciones como respuesta a esa temida pregunta: “¿Qué debo hacer si no puedo pagar el crédito del coche?”

¿Qué hago si no puedo pagar el crédito del coche?
Formas de hacer frente a la deuda

En estos tiempos de incertidumbre, falta de empleo estable y dificultades económicas, comprarse un coche es casi un acto de fe. Sin embargo, tener un coche ha pasado de ser un lujo a prácticamente una necesidad para el día a día, así que mucha gente decide pedir un préstamo y adquirir uno.

Los presupuestos domésticos se han debilitado con la crisis, y ello provoca que muchas familias no puedan afrontar esa deuda. Es entonces cuando se enciende la alarma con una pregunta inquietante: “¿Y ahora qué hago si no puedo pagar el crédito del coche?”.

Si no cumples con el pago de las cuotas, lo más probable es que la entidad financiera que te concedió el préstamo acabe embargándote el coche. Sin embargo, esta es la última opción y hay otras soluciones que puedes intentar antes.

¿QUÉ HAGO SI NO PUEDO PAGAR EL CRÉDITO DEL COCHE?

pagar-credito-coche

Cuando pedimos un préstamo al banco estamos obligados a firmar un contrato en el que se establecen los términos del mismo (comisiones, intereses, plazos de amortización…).

El problema llega cuando te resulta imposible hacer frente al pago de una cuota. Después de un mes de impago, los bancos suelen aplicar unos intereses de demora que se acumulan en la siguiente cuota. Es decir, el crédito se va convirtiendo en una ‘bola de nieve’ cada vez más difícil de abordar.

A partir del tercer mes, la entidad financiera puede emprender acciones legales contra sus deudores que conllevan un embargo de sus bienes. El procedimiento continúa hasta que la entidad cubra la devolución total del dinero prestado, lo que sería un problema aún mayor si hubiera avalistas de por medio.

Te decimos varias medidas que puedes adoptar antes de que la situación llegue a ese extremo.

1. RENEGOCIAR EL PRÉSTAMO

Intenta contactar con el banco o la entidad que te concedió el crédito para reformular los términos del contrato. Si les explicas tu situación real y pides una extensión de los plazos, una refinanciación o una reducción de los intereses, quizá logres que tus cuotas sean más asequibles. Y además conservarás el coche.

2. PEDIR UN APLAZAMIENTO

Al igual que la solución anterior, puedes hablar con el banco y pedir una carencia de varios meses en el pago de la cuota hasta que tu situación económica mejore. La entidad es la primera que prefiere la devolución del préstamo antes que quedarse con un coche de segunda mano.

3. TRANSFERIR LA DEUDA

También está la opción de buscar a una tercera persona que asuma la deuda y se quede con el coche. Si el banco da el visto bueno a la operación tras las correspondientes verificaciones, el nuevo dueño del coche asumirá un nuevo contrato de préstamo.

4. CAMBIAR O VENDER EL COCHE

Tal vez la respuesta más acertada a la pregunta de “¿qué hago si no puedo pagar el crédito del coche?” sea, simplemente, despedirte de ese coche. Puedes cambiarlo por otro más barato, lo que reduciría la deuda, o directamente venderlo para liquidarla. Si aún así tienes que pagar una pequeña diferencia, el problema seguro que será mucho menos grave.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados