Hospital privado vs Hospital público: ventajas y desventajas

Elegir un hospital privado puede ser una opción complementaria de la sanidad pública o bien tenerlo como opción única si económicamente es posible.

Hospital privado vs Hospital público: ventajas y desventajas
En un hospital privado no se comparte habitación con otro paciente

La atención sanitaria pública es un deber del estado con sus ciudadanos. Todo miembro de un país debe tener derecho a recibir asistencia sanitaria tanto si se la puede pagar como si no.

Por mucho que nos quejamos, nuestro servicio de sanidad público es bastante más justo que en países como Estados Unidos, que si no tienes un buen seguro médico, la asistencia sanitaria por una enfermedad o accidente te puede arruinar. El hospital privado es la opción elegida por aquellos que se lo pueden permitir económicamente y prefieren evitar así las desventajas de la sanidad pública.

Dependerá de cada persona y sus posibilidades económicas, elegir entre un tipo de sanidad y otra. Es muy común que la sanidad privada se utilice como complemento de la sanidad pública.

A continuación indicaremos una serie de ventajas y desventajas que puede tener la sanidad privada.

 

Ventajas y desventajas de la sanidad privada


 

Ventajas

1. A la hora de solicitar cita con un médico privado, que elegimos nosotros dentro del cuadro médico de la compañía, podremos cerrarla de una manera rápida y ajustándola al día que más nos pueda convenir por motivos personales o laborales. En el caso de la pública, dependeremos del día y hora que nos den, que puede ser dentro de mucho tiempo.
 
2. La atención médica que recibimos en un hospital privado es mucho más rápida que en un hospital público. De esta manera se evitan interminables listas de espera.
 
3. En un hospital privado el servicio no está masificado, hay más tranquilidad y las habitaciones son individuales, con cama complementaria para acompañamiento de un familiar.
 
4. Las compañías de seguros privados pueden adaptar el pago de la primas conforme a los servicios que vamos únicamente vamos a necesitar, para que nos salga más rentable. También, cada vez más, dan la oportunidad de una segunda opinión médica en el diagnóstico de enfermedades, así como servicios complementarios como la acupuntura o la homeopatía.
 


Desventajas

1. La más lógica, que es el coste económico que conlleva el pago de las cuotas de las compañías de salud privada, las cuales se van incrementando conforme vamos cumpliendo años. En caso de no estar adscrito a ninguna compañía, el pago de la medicina privada es de elevado coste. 
 
2. Hay que tener en cuenta que las enfermedades preexistentes no están cubiertas si nos damos de alta en un seguro privado de salud. Algo lógico, por otra parte. Un seguro debe cubrir accidentes o desgastes sucedidos a partir de la firma de la póliza, nunca problemas que ya estaban de antes.
 
3. Hay que tener en cuenta el copago, que es la cantidad que debemos pagar por utilizar determinados servicios, aunque ya paguemos una cuota mensual. Entre otras cosas, sirve para que reducir un poco ese tipo de personas que van todos los días al médico, aunque no les duela nada. Cuando tiene que pagar algo de complemento ya no va tanto ni colapsa la consulta. 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados