Marina Sancho
Marina Sancho
06 Sep, 2017 - 09:30
4 mitos sobre hidratación que son falsos

4 mitos sobre hidratación que son falsos

Marina Sancho

Hidratar nuestros cuerpos es importante, pero ¿sabes hasta qué punto o que formas son las mejores de hacerlo? Seguramente tú también conozcas alguno de los mitos sobre hidratación que aquí desmentimos.

Beber agua e hidratarse es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Sin embargo, cuando algo resulta conveniente y fundamental para que nuestra salud se mantenga en buen estado, comienzan a generarse ciertas afirmaciones en torno a esos beneficios, las cuales no siempre son ciertas.

En este caso, nos referimos a los mitos sobre hidratación que se han generado alrededor de este tema y que por muy arraigados que estén, no son verdad.

A continuación te presentamos 4 mitos sobre hidratación que posiblemente conozcas pero que no sepas que son falsos.

Desmentimos 4 mitos sobre hidratación

1. Beber agua cuando no tienes sed

beber-sin-sed

Al contrario de lo que muchos dicen, no es necesario beber agua aunque no se tenga la sensación de sed. Además, deberás tener en cuenta que sentir demasiada sed puede ser síntoma de algún problema de salud, como la diabetes.

En realidad, la pérdida de líquidos es una reacción natural del organismo, la cual se manifiesta a través del sudor y la respiración. Sin embargo, esta pérdida se encuentra bien regulada por los riñones, ya que la función de estos consiste en mantener ese equilibrio.

Es por ello que cuando el organismo tiene la necesidad de reponer los niveles de hidratación, son los riñones los que se encargan de enviar un mensaje a nuestro cerebro, para que este transmita la sensación de sed.

2. Beber agua nunca está de más

agua-embotellada

El primer mito nos conduce directamente a este segundo mito sobre hidratación: ¿existen límites para ingerir líquidos? ¿La cantidad de agua que se debe tomar es igual para todas las personas, independientemente de la edad y la condición física?

Es cierto que beber agua en abundancia es importante para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, beber 8 vasos de agua al día no debe tomarse como una verdad absoluta. Y, por lo tanto, no debe ser seguida por todas las personas de la misma forma, en particular por aquellos que tienen problemas de riñón o de corazón. Para este grupo de personas, beber agua en exceso puede causar insuficiencia cardíaca, edemas pulmonares e incluso intoxicaciones.

De todos modos, incluso las personas más sanas, no deben exagerar en el consumo de agua, ya que este exceso puede conducir a un descenso de la concentración de sodio.

Por otro lado, deberás tener en cuanta que teniendo una alimentación variada y sana, ya estás contribuyendo con la ingesta de líquidos y otros nutrientes importantes para la hidratación que se encuentran en los alimentos.

3. Beber agua en ayuno

h2O

Otro mito sobre hidratación es que debemos beber un vaso de agua en ayuno. Este mito deriva del hecho de que, a lo largo de las 8 horas de descanso, nuestro organismo no tiene ninguna reposición de líquidos.

En este sentido, los nutricionistas dicen que no encuentran ninguna desventaja en beber un vaso de agua en ayunas, pero por otro lado, este hecho no debe ser considerado como algo esencial.

Un truco el cual te puede ayudar a descubrir si estás debidamente hidratado o no, es a través de tu orina. Si la orina está clara, significa que esta está diluida y como consecuente, tu organismo está hidratado. Por otro lado, si la orina es oscura, significa que los riñones están cumpliendo con su función de conservar el agua en el organismo.

4. No se debe beber agua del grifo

agua del grifo

El agua que sale por el grifo de tu casa está perfectamente controlada para ser consumida sin causar ningún mal al organismo. Sin embargo, son muchos los que prefieren consumir agua embotellada o colocar un filtro en sus grifos para evitar cualquier problema de salud, a pesar de los constantes análisis de agua que se realizan en la red pública.

También te puede interesar: