Yogur casero, una receta fácil y con muchas posibilidades

Para preparar un rico y sano yogur casero solo hacen falta dos ingredientes: un litro de leche y las bacterias de un yogur.

Yogur casero, una receta fácil y con muchas posibilidades
Es importante dejar reposar la mezcla entre 8 y 12 horas manteniendo el calor

En pocas neveras no hay yogures, pero normalmente compramos este alimento en el supermercado. ¡Con lo fácil y barato que resulta hacerlo en casa! Además podremos echar los ingredientes que más nos gusten y así siempre sabremos lo que estamos comiendo.

Ingredientes para preparar yogur casero

Como base solamente necesitaremos dos ingredientes:

1. Un litro de leche. Puede ser de vaca, de cabra o de soja. Lo importante es que fermente.

2. Las bacterias de un yogur. Estas se pueden comprar en herboristerías o en la farmacia. Si no tenemos, podemos utilizar un yogur natural.
 

Elaboración del yogur casero

A la hora de elaborar el yogur casero el primer paso es calentar la leche. Lo bueno sería tener un termómetro de cocina y esperar hasta que alcance los 40 grados. Cuando la leche esté caliente añadimos las bacterias de yogur (o en su defecto, el yogur natural) y mezclamos bien.

Lo siguiente que tenemos que hacer es dejar reposar la mezcla entre 8 y 12 horas manteniendo el calor en todo momento. Lo ideal es tener una yogurtera, pues el yogur casero necesita reposar en un lugar cálido y este electrodoméstico facilita bastante la tarea, sobre todo si cuenta con un temporizador. Además son bastante baratas, por lo que compensa comprar una si tienes pensado hacer yogur casero a menudo.

En yogurteras.com tienen una comparativa de las yogurteras más baratas de 2017. Todas ellas se venden por menos de 30 euros, aunque si la queremos con temporizador habrá que pagar un poco más. Uno de los modelos más vendidos es la Jata YG4903. Cuesta 35 euros, tiene temporizador, desconexión automática y capacidad para 6 yogures de 165 ml cada uno.

Si no tienes yogurtera puedes seguir igualmente con el proceso, pero es imprescindible que consigas mantener caliente la mezcla de la leche y el yogur durante al menos 8 horas. En verano podemos dejar el recipiente al sol y en invierno ponerlo sobre el radiador. También se puede aprovechar el calor que queda en el horno después de utilizarlo o usar un termo.

Pasado ese tiempo el yogur estará listo para su consumo. Lo que no comamos hay que guardarlo en la nevera.

Recetas con yogur casero

A la hora de comer nuestro yogur casero podemos degustarlo tal cual, añadirle trocitos de fruta, miel, frutos secos, cereales, etc. También podemos utilizarlo para preparar alguna receta que lleve yogur, como las que te proponemos a continuación:

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados