Salsa de miel y mostaza, una receta fácil

¿Quieres aprender a hacer la salsa de miel y mostaza como la de los restaurantes? Solo necesitarás mayonesa, mostaza y miel.

Salsa de miel y mostaza, una receta fácil
Va muy bien con las ensaladas, las patatas fritas, los aros de cebolla o el pollo

¿A ti también te apasiona esa salsa de miel y mostaza que te ponen en los restaurantes? Pues hoy vamos a aprender a hacerla en casa. No te vas a creer lo fácil que resulta y las posibilidades que tiene, ya que va bien con casi todo. Sobre todo con las ensaladas, las patatas fritas, los aros de cebolla o el pollo.

Ingredientes para la salsa de miel y mostaza

Para prepararla no necesitaremos más que un bol, una cuchara y tres ingredientes:

  • Mayonesa ligera
  • Mostaza Dijon
  • Miel

No hemos puesto las medidas exactas a propósito, ya que puede que a unos les guste que sepa más a miel y menos a mostaza, o más a mostaza y menos a mayonesa, o más a mayonesa y menos a miel… Echa de mano las siguientes proporciones: una cucharada sopera de mayonesa y de miel por cada cucharadita de postre de mostaza. Una vez pruebes el resultado, ya puedes rectificar y hacer la salsa de miel y mostaza a tu gusto.

Elaboración de la salsa de miel y mostaza

Una vez que hemos comprado los ingredientes no tenemos más que echarlos en un bol y mezclar bien, hasta que todos los sabores hayan quedado integrados.

La mayonesa de bote podemos sustituirla por una mayonesa casera, pero con la mostaza es mejor no experimentar, ya que la de Dijon tiene el toque amargo que necesita esta salsa. La miel, mejor si es suave.

Recetas para la salsa de miel y mostaza

Ahora que ya sabemos preparar la salsa de miel y mostaza casera podemos incorporarla a un montón de platos, desde unos nuggets de pollo caseros hasta una ensalada césar o una ensalada de pollo. Incluso si hacemos un aburrido solomillo de cerdo o unas pechugas de pollo a la plancha alegraremos el plato con un chorrito de esta salsa.

Y cuando ya le tengamos pillado el truco, siempre podemos innovar. Hay quien la aromatiza con mermelada de cebolla, salsa inglesa, queso fresco, yogur, romero, jengibre, zumo de naranja o guindilla.

Salsa de miel y mostaza para ensaladas

Para las ensaladas, por ejemplo, va muy bien añadirle un chorrito de vinagre, una pizca de sal y un yogur natural sin azúcar a la salsa original. Pero en este caso echamos primero en el bol el yogur y lo removemos bien con una cuchara para que nos quede cremoso. Después añadimos la mostaza, la miel, la mayonesa, el vinagre y la sal y mezclamos.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados