Masa de empanadillas para el horno, ¿cómo prepararla?

Al hacer nuestra propia masa de empanadillas y hornearlas en vez de freírlas, estaremos cambiando una fritura por un plato casero.

Masa de empanadillas para el horno, ¿cómo prepararla?
Para el relleno podemos aprovechar las sobras de carne que nos hayan quedado

Normalmente prepararnos las empanadillas fritas, incluso utilizamos la freidora cuando tenemos mucha prisa. Y es por eso que las asociamos con fritura, con comida poco sana. Pero hay una forma de hacer que este plato pase de ser fast food a comida casera con dos pequeñas modificaciones: una, hacer nosotros mismos la masa de empanadillas. La otra, hornearlas.

Para evitar que se nos rompan prepararemos una masa de empanadillas para el horno. No lleva mucho tiempo (menos aún si tenemos una amasadora) y el resultado no tiene nada que ver con lo que compramos en el súper.

Ingredientes para la masa de empanadillas para el horno

Para una docena de empanadillas grandes necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Harina de trigo (3 tazas)
  • Una pizca de sal
  • Mantequilla sin sal (170 gramos)
  • 1 huevo (separar la clara y la yema)
  • Leche (media taza)

 

Elaboración de la masa de empanadillas para el horno

empanadillas-caseras

A la hora de elaborar nuestra masa de empanadillas para el horno lo primero que tenemos que hacer es echar en un bol la harina y la sal y mezclar bien. Añadimos entonces la mantequilla, el huevo y la leche. La leche podemos sustituirla por agua si no tenemos.

Si tenemos una amasadora pulsamos el botón y mezclamos hasta que se empiezan a formar bolitas. Entonces sacamos la masa y hacemos una bola.

En el caso de que hagamos este proceso a mano tendremos que amasar hasta que veamos que todos los ingredientes han quedado bien incorporados y hemos conseguido una masa suave. Si vemos que la masa está muy seca podemos añadir un poco más de leche (o de agua). También hacemos una bola.

Ahora que ya tenemos la masa en una bola, la partimos a la mitad y hacemos con ella dos bolas. Cada una de ellas la aplastamos un poco y la estiramos, con ayuda de un rodillo, hasta que nos haya quedado una capa fina.

Es el momento de cortar la masa según el tamaño que queramos que tengan nuestras empanadillas. Podemos ayudarnos de moldes, de un vaso o de un plato, siempre que sean redondos. Estas obleas podemos usarlas en el momento o conservarlas en la nevera durante un máximo de 2 días. También pueden congelarse sin problema.

Rellenamos la masa de empanadillas con lo que nos apetezca (podemos hacer una receta de aprovechamiento y echar el pollo que nos sobró de la cena, por ejemplo) y sellamos con ayuda de un tenedor. Si utilizamos clara de huevo esta actuará como una especie de pegamento. Metemos en la nevera durante media hora para evitar que se abran y cuando las saquemos, las pintamos con la yema del huevo.

Ponemos el horno a precalentar y horneamos durante 25 minutos a 200 grados. Ten en cuenta que este tiempo está pensado para empanadillas más bien grandes. Si vas a hacerlas pequeñas hornearlas será más rápido.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados