Cómo hacer magdalenas caseras paso a paso fácilmente

Para elaborar las magdalenas caseras de toda la vida solo necesitaremos harina, levadura, azúcar, huevos y aceite. Así, sin coberturas ni rellenos.

Cómo hacer magdalenas caseras paso a paso fácilmente
Un truco para que nos queden esponjosas es enfriar la masa antes de hornearlas

Ni cupcakes de colores ni muffins de mil sabores. En mi casa lo que nos va para mojar en el café son las magdalenas caseras de toda la vida. Esas que solo llevan harina, levadura, azúcar, huevos y aceite. Sin topping, ni frosting, ni nada que se le parezca. Si acaso un papel de colores para darles un poco de alegría.

Ingredientes para hacer magdalenas caseras

magdalenas

Para hacer una buena tanda de magdalenas caseras (la cantidad que salga dependerá del molde que utilicemos) necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 4 huevos
  • Azúcar (200 gramos aproximadamente)
  • 10 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 220 gramos de harina
  • Un sobre de levadura
  • La ralladura de un limón
  • Una pizca de sal

 

Elaboración de las magdalenas caseras

Seguro que los ingredientes te recuerdan a los de un bizcocho. Pero el proceso de elaboración varía un poco. Para que nuestras magdalenas caseras nos queden suaves y esponjosas seguiremos los siguientes pasos:

1. En un bol echamos los huevos y el azúcar. Batimos muy bien, durante unos 8 minutos. Para agilizar el proceso lo ideal sería utilizar unas varillas eléctricas, pero con las de mano también nos podemos arreglar.

2. A continuación añadimos el aceite y volvemos a mezclar para integrar bien los ingredientes.

3. Echamos la ralladura de limón, la harina previamente tamizada con un colador, la levadura y una pizca de sal. Volvemos a mezclar bien, hasta que la harina se haya integrado y nos quede una masa sin grumos. Aunque te parezca que estás batiendo mucho la masa no te preocupes. Cuanto más aire coja, más crecerá y más burbujas se formarán dentro. Por tanto, más esponjosas nos quedarán nuestras magdalenas caseras.

4. El siguiente paso es verter la masa en los moldes para magdalenas. Si queremos, podemos poner un papel para magadalenas y echar la masa sobre este. Pero el papel no es imprescindible. De hecho, las “Madeleine” originales no llevaban papel cuando comenzaron a elaborarse, allá por el siglo XVIII.

5. Una vez que tenemos la masa en los moldes tenemos que introducirlos en la nevera durante al menos 40 minutos. Este paso es fundamental para que la masa se enfríe y la levadura se active.

6. Sacamos los moldes de la nevera y horneamos durante un cuarto de hora, con el horno previamente precalentado, a una temperatura de 220 ºC y con calor por arriba y por abajo. Si queremos, podemos espolvorear azúcar por encima de las magdalenas antes de introducirlas en el horno.

Sabremos que las magdalenas están hechas con el mismo truco que utilizamos para los bizcochos. Cogemos un palillo, pinchamos en el centro y si sale seco, es que la masa ya está lista. Ahora solo queda preparar el café.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados