Errores financieros a los 40 que debes evitar

Errores financieros a los 40 como invertir en negocios soñados pero poco rentables o confiar en las futuras pensiones públicas son muy habituales.

Errores financieros a los 40 que debes evitar
Un 33% de los emprendedores españoles tiene entre 35 y 44 años

Llega un día en el que nos levantamos de la cama y nos damos cuenta que ya hemos pasado de los 40. Apenas ha sido un suspiro. Y como aún nos sentimos jóvenes, por algo dicen que ahora son los nuevos 30,  cometemos  religiosamente todos aquellos errores financieros a los 40 que son considerados como clásicos.

Hace veinte o treinta años tener 40 significada ser ya un hombre hecho y derecho, con trabajo, esposa, casa propia, empujando un carrito y pantalones de pinzas… O al menos eso decía un amigo mío… Ahora, con esta edad, la gente va en vaqueros y zapatillas de deporte, polos con números gigantes a la espalda, juega a la PlayStation y asiste a conciertos de los grupos de su época, que también regresan siempre rejuvenecidos…

El problema es que los errores financieros a los 40 pueden salirnos caros ya que una mala inversión, no hacer un plan de pensiones complementario o meternos en una segunda hipoteca nos complicará peligrosamente nuestra economía futura.
 

Los errores financieros a los 40 más clásicos

errores-financieros
 

Inversiones románticas y arriesgadas

Le suele ocurrir a los cuarentones, si tienen un buen trabajo y ciertos ahorros, aquello de hacer realidad algún que otro sueño de juventud, como abrir un bar con varios amigos o montar una tienda de cómic y material friki que siempre les ha gustado.

Son negocios surgidos al calor de conversaciones entre amigotes en la esquina de una tasca, bien templados de vino y cervezas. Es una forma de vengar aquellos deseos no cumplidos de la adolescencia. A veces la idea cuaja y se ven envueltos en un negocio que normalmente es ruinoso y cierra a los dos años. También es común entre los errores financieros a los 40 invertir en negocios poco viables de otros conocidos de la quinta…
 

Creer que la pensión del Estado sostendrá la vejez

Solo hay que hacer cálculos y ver que la población mayor de 65 años crece cada año mientras que la de los jóvenes desciende cada vez más. Si antes una persona se jubilaba a los 65 y moría a los 75 u 80 años, ahora puede durar hasta los 95 cobrando del Estado.

Con esta perspectiva es imposible que la pensión de jubilación pueda servir como único capital para hacer frente a la vejez.  Para evitar este error financiero a los 40, lo mejor es ir ahorrando o contratar planes de pensiones privados para complementarla en el futuro.
 

Cantidad de ahorro

Lógicamente dependerá de las posibilidades de cada uno. Sin embargo, a esta edad la gente suele destinar muy poca cantidad al ahorro para el futuro, tipo plan de pensiones privado. Si fijamos 50 euros mensuales, 600 al año, la cantidad a percibir cuando toque jubilarse será de unos 15.000 euros, algo que poco resolverá, por lo que sería recomendable establecer cuotas mensuales más altas.
 

Comprar una segunda vivienda

Otro clásico error financiero a los 40. Se supone que en esta época se va alcanzando la plenitud profesional y son muchos los que deciden comprar una segunda vivienda para pasar las vacaciones. De la primera hipoteca ya les queda poco que pagar y se lanzan a por la segunda.

Entonces se hace una segunda hipoteca, con la primera a medio pagar. Para reducir la cuota de cada mes, alargan el número de años a pagar de la hipoteca, reduciéndose así la cuota del préstamo pero disparando los intereses…

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados