Crema de almendras casera, receta paso a paso

Compartimos la receta paso a paso de la crema de almendras. Un plato muy sano, nutritivo y fácil de hacer, cuyo único ingrediente son las almendras crudas.

Crema de almendras casera, receta paso a paso
Un plato muy nutritivo adecuado tanto para el desayuno como para el postre

La sencilla preparación de la crema de almendras nos da razones para tener siempre a mano en nuestra cocina este alimento. Con tan solo triturar las almendras crudas hasta que queden bien licuadas es suficiente. Aunque siempre le podremos añadir cualquier otro ingrediente como acompañante, como el cacao, por ejemplo. De esta manera, tendremos más variedad a la hora de servir el desayuno.

Algunos de los beneficios de las almendras son: la protección de huesos y dientes o su capacidad para prevenir enfermedades cardiovasculares. Por ello, su consumo es muy recomendado, siempre acompañándola con otros alimentos de forma equilibrada. Una manera de aprovechar estas propiedades es elaborando una crema.
 

Receta de crema de almendras

almendras

Ingredientes

  • Almendras crudas

 

Modo de preparación

La forma de elaborar esta receta es realmente sencilla. Consiste en licuar las almendras hasta conseguir una textura fina, perfecta para untar. Veggisima nos recuerda que estos frutos secos ya contienen sus propios aceites naturales, por lo que no es necesario añadir otros, como aceite de oliva o de coco.

Antes de comenzar a preparar la crema de almendras, nos tenemos que asegurar que estén bien secas. Por eso, si las hemos remojado para activarlas, habrá que hornearlas después, aunque también podemos secarlas en un deshidratador. Y, eso sí, en ningún caso se cocinarán fritas.

Para el proceso de licuado, vamos a utilizar cualquier batidora o robot de cocina. La manera recomendada para hacer esta crema es triturando en períodos cortos de tiempo, bajando los restos de almendras de las paredes del vaso, y volviendo a triturar. Se aconseja también emplear una importante cantidad de almendras, para que el licuado sea mucho más fácil. Poco a poco iremos consiguiendo el resultado esperado.

El tiempo total invertido rondará entre 10 y 15 minutos. Observaremos cómo las almendras se van desmenuzando en granos finos y secos, pasando por una masa húmeda y compacta, hasta conseguir una crema de textura fina y brillante.

Una vez tengamos lista la crema de almendras, podemos añadir otros ingredientes acompañantes como vainilla o cacao. Volvemos a mezclar con el robot de cocina hasta obtener una masa homogénea.

La forma de consumir esta crema es muy variada. Podemos untarla en una tostada para desayunar, o bien añadirla junto con frutas y leche para hacer un batido. Otra posibilidad es emplear esta masa como base para un postre.

Para una mejor conservación, vertemos la crema en un tarro de cristal y lo guardamos en el frigorífico. Tal y como comenta Gastronomía&Cía, la elaboración casera de estos productos conlleva que el aceite de los frutos secos vaya subiendo a la superficie. En ese caso, se puede volver a batir la crema, o a veces solo con remover un poco antes de su uso es suficiente.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados