¿Quieres saber cómo ahorrar en la factura de la luz?

Podemos ahorrar en la factura de la luz rebajando la potencia, cambiando de tarifa y haciendo más eficiente nuestro hogar

¿Quieres saber cómo ahorrar en la factura de la luz?
Aplicaciones que reducen la factura de la luz
  • La tarifa de discriminación horaria ahorra 200 euros anuales


En los últimos años los españoles hemos visto como subía el total de nuestra factura de la luz, en concreto desde 2007 el precio del kilovatio por hora antes de impuestos ha subido un 57% y en estos momentos tiene el precio más alto de Europa, según los datos publicados en el portal de estadísticas europeas Eurostats.

 

Por esta razón si lo que te propones es hacer un plan de ahorro, comprender que y cuanto estás pagando en tu factura de la luz es un buen sitio por el que empezar a controlar tus gastos.

 

En este artículo te proponemos tarifas que ahorrarían a un hogar español con un consumo de energía medio 46,66€ al mes, además de consejos sobre uso de la electricidad que te ayudarán a controlar tu consumo aún más.

 

Pero primero hay que saber que es lo que estás pagando, empezaremos por ahí.

 

 

Que estás pagando en tu factura de la luz.

 

Solo una parte de la factura de la luz se corresponde al consumo de energia, en este otro artículo explicamos con detalle como se desglosa la factura de la luz, pero a modo de resumen:

 

1. La parte variable. Únicamente el 40% de la factura de la luz corresponderá al consumo.

 

2. La parte fija. Se irá en pagar la potencia contratada, los impuestos, el alquiler de equipos, el déficit de la tarifa o la cuota por las subvenciones.


Es decir el ahorro que puedes conseguir controlando el consumo solo tendrá efecto sobre el 40% de tu factura, para reducir el coste de la parte fija habrá que revisar la tarifa y la potencia contratada.
 

 

¿Con que tarifas ahorrarías en la factura de la luz?

 

 

Para poder ahorrar en la parte fija de tu factura tenemos algunas opciones, la mayoría de ellas relacionadas con modificar la potencia contratada o la tarifa:

 

Si reducimos la potencia contratada, pagaremos menos. El precio se calcula multiplicando el precio del kilovatio por el número contratado y por los días del periodo de facturación. En este otro artículo explicamos cual es la importancia de la potencia contratada.

 

• La mayoría de los hogares tienen contratada la tarifa de Último Recurso. Sin embargo, existe otra, denominada de mercado libre, con la que se puede ahorrar entre el 5% y el 10% (unos 30 euros al mes).

 

• También podemos organizarnos y modificar nuestros hábitos de consumo de luz para contratar la tarifa de discriminación horaria (reemplaza a la tarifa nocturna). Es ideal para quienes tienen menos de 15 kW de potencia contratada y realizan al menos un 30% del consumo eléctrico dentro de las horas del periodo valle (entre las 22 y las 12 horas en invierno y entre las 23 y las 13 horas en verano). Se calcula que el ahorro es de unos 200 euros al año (16,66€ al mes).

Como ves, solo con los últimos dos cambios en tu tarifa ya estarías ahorrando 46,66 € al mes.
 

 

Consejos para reducir el consumo y ahorrar aún más.

 

 

En lo referente a la parte variable de la factura de la luz, el gasto que hagamos  ya dependerá de nosotros. Es cierto que cuesta cambiar de hábitos, pero si queremos ahorrar algo de dinero no nos quedará más remedio que concienciarnos y empezar desde ya a aplicar algunas medidas:

 

No dejar los aparatos en stand by, desenchufalos. Existen aplicaciones que calculan el gasto del piloto rojo en cada aparato que tengamos en casa. Stand Check o Electrocalculator son dos de ellas. En este artículo hablamos más del consumo de los electrodomésticos apagados.

 

Reemplazar las bombillas tradicionales por LEDs. Aquí te ayudamos a calcular cuanto ahorrarías usando bombillas LED.

 

Cambiar los electrodomésticos tradicionales por unos eficientes (A+++). Aquí te explicamos más sobre la eficiencia energética de los electrodomésticos.

• Poner en marcha la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos.

• Usar el microondas en lugar del horno y sustituir la vitrocerámica por una cocina de inducción.

 

• Poner la calefacción a 20º C en invierno y el aire acondicionado a 25 º C en verano, cada grado de más o de menos supone una diferencia en ahorro. También es posible calentar la casa sin calefacción o refrescarla sin aire acondicionado.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados