Textiles y telecomunicaciones vuelven a la economía española

La relocalización de la producción textil recuperaría unos 100.000 empleos que darían un fuerte empujón a la economía española.

Textiles y telecomunicaciones vuelven a la economía española
¿Mano de obra más barata?
  • Sólo entre Telefónica, Jazztel y ONO se han creado 1.500 puestos de trabajo nuevos

¿Alguien ha notado que cuando llama a los centros de atención al cliente de su operadora de móvil, Internet o televisión se encuentra con que los teleoperadores son españoles? Si la respuesta es no, no se desanime. Las principales empresas de telecomunicaciones han decidido volver a traer los call centers a nuestro país, cual hijo pródigo al que la economía española acoge con los brazos abiertos. Y, porqué no decirlo, para alegría de los clientes.

Ya sea como consecuencia de la reforma laboral o por efecto de la crisis y las consiguientes reducciones de salario, el caso es que poco a poco se van abriendo más centros de atención al cliente con personal español. Sólo entre Telefónica, Jazztel y ONO se han creado 1.500 puestos de trabajo nuevos para la economía española. De momento, el 50% de la atención al cliente de Telefónica ya se gestiona desde call centers españoles. Además, Jazztel inauguraba a finales del año pasado su primer centro de atención al cliente en nuestro país. Parte de las llamadas que antes se desviaban a Chile se han recuperado, al igual que ha ocurrido con ONO. Se prevé que Vodafone haga lo mismo.

Pero el caso de las telecomunicaciones no es único. También la industria textil podría relocalizar en nuestro país más de la mitad de la producción. Esto se traduciría en la recuperación de unos 100.000 empleos que darían un fuerte empujón a la economía española. El principal problema con el que se están encontrando las empresas textiles es que en España no hay industria, y para la construcción de fábricas haría falta una financiación que se está haciendo de rogar. 

En este caso, los empresarios planean la vuelta a casa basándose en la idea de que los españoles defendemos cada vez más lo nuestro. Aseguran que estamos dispuestos a pagar más si sabemos que un producto es Made in Spain porque, comprándolo, ayudamos a la economía española y la creación de puestos de trabajo. Aunque también hay que decir que la mano de obra en países como China es cada vez más cara. 

 

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados