Tarjetas de crédito con Asnef: ¿Tabla de salvación o naufragio asegurado?

Las tarjetas de crédito con Asnef suelen ser ofertadas por pequeñas financieras y particulares que han convertido este producto en su negocio

Tarjetas de crédito con Asnef: ¿Tabla de salvación o naufragio asegurado?
Límites de 60.000 € y devoluciones a 10 años
  • Este producto suele ir asociado a altas comisiones y tipos de interés muy elevados

Facturas impagadas, retrasos en el pago de los préstamos, cuotas de hipotecas o alquileres que se acumulan porque es imposible afrontarlas... Este es el mes a mes de muchos españoles y por ello no es de extrañar que los listados de los registros de morosos aumenten día a día.

Pero es precisamente esta situación de falta de liquidez la que obliga a muchas personas a buscar soluciones para obtener dinero urgentemente.

 

Una opción son las tarjetas de crédito con Asnef


Las personas con dificultades económicas ven en este producto una tabla de salvación y aceptan las condiciones impuestas por las empresas que lo comercializan. Y decimos empresas porque las tarjetas de crédito con Asnef se han convertido en un negocio como otro cualquiera.


Las tarjetas de crédito con Asnef rondan la usura

Detrás de las tarjetas de crédito con Asnef suele haber pequeñas financieras y particulares que incluso gestionan la salida del registro de morosos. Y como en todos los negocios, lo importante es ganar dinero.
 

  • Estas empresas se lucran a base de cobrar altas comisiones y unos tipos de interés tan elevados que casi se podrían calificar de usura.
 
  • Con sólo rellenar un formulario y aportar el DNI, podemos encontrar tarjetas de crédito con Asnef con límites de 30.000 e incluso 60.000 euros.
 
  • Un caramelo que esconde intereses de incluso una TAE del 60% y una modalidad de pago aplazado (las hay que permiten la devolución en periodos superiores a los 10 años) que provocará que los intereses aumenten aún más.


Compara todas las tarjetas de crédito con Asnef

Para que esta tabla de salvación no acabe en naufragio, antes de solicitar este producto hay que hacer dos cosas:

1. Calcular muy bien la cantidad exacta que nos hará falta para salir a flote.

2. Solicitarlas solamente como último recurso después de comparar, comparar y comparar.

Antes de nada hay que intentar negociar con nuestra entidad habitual para tratar de buscar soluciones mucho menos agresivas, empezando por la reunificación de deudas.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados