¿Sufrirá la economía española si quitan las monedas de 1 y 2 céntimos?

En el aire queda la pregunta de si la economía española, y la de las familias, aguantarán una nueva subida de precios

 

¿Sufrirá la economía española si quitan las monedas de 1 y 2 céntimos?
Los ciudadanos temen un redondeo de precios al alza
  • La Comisión Europea asegura que acuñarlas supone un sobrecoste de 1.400 millones

Primero fue la llegada del euro, luego la subida del IVA y, ahora, la posible eliminación de las monedas de 1 y 2 céntimos. En los dos primeros casos se demostró que el redondeo tuvo un papel importante en el incremento de los precios.  Por tanto, ahora hay que preguntarse qué pasará con la economía española si finalmente desaparecen las monedas de menor valor. De momento, ya han empezado a alzarse las primeras voces que vaticinan un redondeo al alza.

 

Empezando por la Comisión Europea. Temerosa de lo que pueda pasar ya ha anunciado que, llegado el caso, entrarían en vigor “normas de obligado cumplimiento para el redondeo desde el primer día en que comenzase el periodo de retirada”. En principio, sólo se debería aplicar el redondeo si se paga en efectivo, no con tarjeta.

 

Pero eso está por ver, ya que se suponía que el redondeo también iba a estar vigilado con la llegada del euro. Sin embargo, los precios subieron un 0,2 por ciento en toda la eurozona, según informó en su día la Comisión Europea. En España, la inflación interanual se incrementó un 3,9 por ciento y el propio Ministerio de Economía reconoció que parte de este repunte se debió “al efecto redondeo”. 

Las organizaciones de consumidores han denunciado en varias ocasiones que este tipo de “abusos” no son perseguidos por las administraciones. Así las cosas, la duda se centra en si la economía española aguantará otra subida de precios. Lo que sí parece tener claro la Comisión Europea es que a los países no les compensa acuñarlas. Al parecer, las monedas pequeñas presentan “una alta tasa de pérdida” porque la gente no las utiliza. Los ciudadanos creen que no tienen valor, pero lo cierto es que están acuñadas en cobre, material cuyo precio ha aumentado un 425 por ciento.

 

Según explican desde la Comisión Europea, la producción de monedas de 1 y 2 céntimos ha tenido unos sobrecostes de 1.400 millones de euros para los países de la zona euro. Sin embargo, el valor de estas piezas es de “sólo” 714 millones de euros. Está claro que las cuentas no salen.

De todas formas, la Comisión hablará antes con los estados miembros para ver cuáles son las preferencias generalizadas. Discutirán sobre cuatro posibles alternativas, empezando por la posibilidad de mantener su emisión como hasta ahora. La segunda opción es cambiar el material con la que están fabricadas y la tercera, retirar estas piezas rápidamente. Por último, la Comisión plantea la opción de hacerlas desaparecer paulatinamente. 

 

Finlandia (en 2002) y los Países Bajos (2004) ya decidieron en su día prescindir de estas monedas. Aún así, no sabemos si habrá consecuencias negativas para la reactivación de la economía española.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados