¿Qué es lo peor de las tarjetas de crédito sin cambiar de banco?

Los beneficios de las tarjetas de crédito sin cambiar de banco suelen cambiar tras el primer año

¿Qué es lo peor de las tarjetas de crédito sin cambiar de banco?
El TAE supera el 25%
  • Los intereses por aplazar el pago y por retrasarnos pueden llegar a ser abusivos

Permiten domiciliar los pagos en tu banco habitual, puedes elegir el límite de crédito que más te convenga, aplican descuentos en las compras, ofrecen la posibilidad de dividir el pago en varios meses..., y todo ello sin necesidad de cambiar de banco.

 

Ante tantas ventajas, es inevitable que caigamos en la tentación y las contratemos sin pararnos a analizar demasiado lo que firmamos. ¿Qué es lo peor que podría pasar si solicito tarjetas de crédito sin cambiar de banco?, nos preguntamos. La respuesta es sencilla: que no leamos toda la letra pequeña. La principal desventaja de este producto es que los intereses por aplazar el pago del saldo pendiente suelen ser muy altos. También los de amortización.

 

Conviene poner especial atención al TAE que nos van a aplicar. ¿Sabías que algunas entidades llegan a cobrar más de un 26%? Ojo también a los servicios que contratamos, pues muchos son opcionales. Si los rechazamos de antemano podemos ahorrarnos una buena cantidad de dinero.

 

No podemos olvidarmos tampoco de mencionar que el retraso en un sólo pago puede acarrear una penalización de hasta el 50%. Abusivo para unos, rentable para otros.

 

Otra cuestión que no acaba de convencer es la atención al cliente. La mayoría de las tarjetas de crédito sin cambiar de banco sólo atienden por teléfono, lo que dificulta la comunicación entre el banco y el cliente.

 

Por otra parte, es verdad que muchas no aplican comisiones de apertura y que la cuota durante el primer año es gratuita. Sin embargo, estos beneficios suelen desaparecer transcurridos 12 meses. Llegarán entonces las invitaciones para contratar servicios bancarios tales como la apertura de una cuenta o la domiciliación de la nómina. Conviene tener todo esto claro antes de optar por alguna de las tarjetas de crédito sin cambiar de banco que hay actualmente en el mercado.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados