¿Puede una comida marcar el nivel de la economía española?

El precio medio del Sándwich club se ha abaratado dos euros en un año, con lo que podemos concluir que la economía española también ha caído 

¿Puede una comida marcar el nivel de la economía española?
La economía española desciende posiciones
  • Madrid es la capital europea más barata para comer en los hoteles, según un estudio de hoteles.com

Para saber si la renta per cápita de una ciudad es alta o baja , basta con echar un vistazo a los precios de la vivienda, ver el tipo de establecimientos comerciales que hay y fijarnos en la carta de sus restaurantes. Cuanto más saneada esté la economía de una ciudad, más caro será vivir en ella. Sobre todo cuando hablamos de grandes capitales.

 

El penúltimo ejemplo de que la economía española no va muy bien que digamos lo podemos encontrar en el ránking elaborado por el portal de reservas Hoteles.com a partir del precio de Sándwich Club

 

El sándwich de la economía española

 

Según este estudio, Madrid se sitúa en el puesto número 20 de la lista, lo que convierte a España en el país más barato de Europa para comer en los hoteles. ¿Es coincidencia que la economía española esté también por los suelos? 

 

Para elaborar el ránking se han analizado 840 hoteles de más de 25 países, y estas son las conclusiones más relevantes:

 

  • El destino hotelero más caro del mundo es Ginebra, con un precio medio del Sándwich Club de 23,35 euros.
  • Nueva Delhi es, por su parte, la capital más barata, pues el precio medio apenas llega a los 7 euros. 

 

La economía española está cayendo

 

Comparando los resultados de este año con los de 2012, podemos comprobar también que la economía española sigue cayendo.

 

  • El año pasado Madrid se situaba en la posición 18 del ránking, con un precio medio de 16,20 euros.
  • En 2013 ha bajado dos posiciones porque el precio del Sándwich Club también se ha abarato. Ahora cuesta 14,77 euros.

 

Pero no hace falta basarnos en estudios culinarios para darnos cuenta de la situación de la economía española. Basta con dar un paseo por nuestras ciudades y ver que han proliferado las fruterías low cost y que los restaurantes ofertan medios menús y los promocionan con grandes carteles.

La economía familiar no puede permitirse más gastos que los extrictamente necesarios.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados