¿Pagar por curiosear? Una tienda australiana cobra sólo por mirar

El consumidor español no está acostumbrado a pagar por curiosear. Una tienda de comida en Brisbane (Australia) cobra cinco dólares australianos sólo por entrar y no comprar. Una práctica tan inusual como inútil.

¿Pagar por curiosear? Una tienda australiana cobra sólo por mirar
Una tienda de comida especializada cobra 5 dólares por entrar sin consumir.

Una tienda de comida especializada de Brisbane (Australia) ha emprendido una campaña curiosa que no tiene precedentes en Europa: pagar por curiosear.

El mecanismo es muy sencillo. Por entrar nos cobran 5 dólares australianos, casi 4 euros al cambio, que se descontarán del montante total de la compra si es que compramos algo. En caso contrario, la tienda se queda con este dinero en concepto de pagar por curiosear.

Los dueños de esta tienda afirman que han llegado a este extremo para atajar la voraz competencia. Muchos clientes entraban en dicho establecimiento australiano sólo para echar un vistazo, y después optaban por acudir a otro establecimiento más barato.

Según los promotores de esta idea, esta tienda ofrece precios competitivos, de ahí que esta campaña de pagar por curiosear sólo sirva para asegurarse que sus clientes realmente compran allí y no se escapan a otros comercios.

En Europa alternativas como ésta tendrían poca cabida. En el caso español, menos aún, con un comercio tradicional herido de muerte que si empleara estas técnicas novedosas acabaría sucumbiendo ante la presión de las grandes superficies y de los comercios con amplio horario de apertura, como los bazares orientales.

Por este motivo, medidas como ésta, de pagar por curiosear, aún no tiene mucha cabida en la mentalidad española a la hora de comprar en tiendas.

 

En definitiva, es poco comprensible y pensable que en comercios españoles y grandes superficies se optara por esta situación, máxime cuando estas tiendas sirven para una de las diversiones más acentuadas en España: curiosear sin comprar. Además, en olas de calor, las propias autoridades son las que recomiendan entrar en los establecimientos con aire acondicionado para combatir las altas temperaturas.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados