Las 10 piedras en las que tropieza siempre el emprendimiento en España

Si querernos embarcarnos en la aventura del emprendimiento debemos contar con profesionales que nos ayuden a invertir nuestros ahorros de la forma más acertada

Las 10 piedras en las que tropieza siempre el emprendimiento en España
El emprendimiento es cuestión de cabeza
  • No debemos confundir nunca gastos con inversiones

Embarcarse en la nave del emprendimiento y llegar  a buen puerto no es nada fácil en España. En el camino nos encontramos con muchas rocas que debemos evitar, pero inevitablemente acabamos chocando con alguna. Para no hundirnos en el viaje, debemos fijarnos en los errores que cometen los demás e intentar no repetirlos. 

 

Los 10 errores más frecuentes cometidos por todos aquellos que se aventuran en el difícil viaje del emprendimiento son estos:

 

1. Plan de negocio. Tener un proyecto mal redactado, incompleto o inconsistente nos cerrará las puertas si necesitamos buscar financiación. Un buen plan de negocio nos ayudará, además, a organizarnos.

 

2. Plan financiero. ¿Cómo podemos aumentar nuestros ingresos gastando lo menos posible? Con un buen plan financiero que encaje con nuestro plan de negocio. 

 

3. Estudio de mercado. A veces nos empeñamos en una idea de negocio que no encaja en la ubicación que hemos pensado. ¿Para qué queremos poner una tienda de ropa para niños en una zona donde la media de edad de los residentes es de 70 años?

 

4. Marketing. Hay que planificar bien la idea para que sea viable y, claro, saber venderla. 

 

5. Control económico. Aunque creamos que sabemos administrar el dinero, nunca está de más contar con profesionales que nos ayuden en este sentido.

 

6. Gastos. Por mucho presupuesto que tengamos, siempre va a ser poco si nos dedicamos a malgastar nuestros ahorros en cosas innecesarias. También hay que pedir un montón de presupuestos para poder hacer una buena comparativa calidad-precio.

 

7. Inversión. En el emprendimiento es habituar confundir gastos con inversiones, y para nada son sinónimos. Comprar sillas y mesas es un gasto. Pero adquirir un local es una inversión, porque en un futuro nos puede reportar beneficios.

 

8. El tiempo. Si tenemos un plazo para que nuestro negocio esté en marcha, no debemos sobrepasarlo. El tiempo es dinero.

 

9. Paciencia. Un negocio no empieza a ser rentable hasta que no han pasado varios meses, así que no debemos desesperamos si vemos que no estamos obteniendo los resultados esperados.

 

10. Los empleados. Si necesitamos contratar a alguien debemos hacer un buen proceso de selección para encontrar una persona cuyo perfil se adapte a nuestro negocio. Una mala elección del personal puede llevarnos al fracaso.

 

En definitiva, cuando optamos por la vía del emprendimiento debemos dejarnos asesorar. Pero por expertos que nos ayuden a invertir bien nuestros ahorros en un negocio viable.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados