¿Está el consumo de sustancias no legales en crisis?

Hoy por hoy, el consumo de somníferos y tranquilizantes en España es superior al consumo de cannabis, porque son mucho más económicos y porque son socialmente aceptados por la mayoría de las personas en este país, considerándolos fundamentales para superar sus problemas psicológicos y económicos.

¿Está el consumo de sustancias no legales en crisis?
El consumo de cannabis por debajo del de somníferos y sedantes

Desde hace algún tiempo que el consumo de somníferos y tranquilizantes está aumentando a pasos agigantados entre los españoles, sobre todo desde el inicio de la crisis económica, lo que no pensábamos era que este consumo llegara a superar al consumo de cannabis y ocupar el tercer puesto de sustancias más consumidas, únicamente por detrás del tabaco y del alcohol.

 

Entonces, ¿Estamos abusando de dichas sustancias?

 

Tristemente, la respuesta que dan la mayoría de los expertos es que sí, los españoles estamos haciendo uso abusivo de estos medicamentos, ya que la ansiedad y stress causada por la falta de trabajo y las dificultades para pagar nuestras cuentas, son la única solución posible para la utilización de estos fármacos para dormir. Además, al ser una sustancia económica, de venta en farmacias y sin prescripción médica, al contrario que el consumo de cannabis y socialmente aceptada por la mayoría de las personas - nadie tiene cobardía de decir que toma comprimidos para dormir o descansar - provoca esta inercia en el consumo de somníferos y tranquilizantes entre los españoles.

El problema de esto, es que muchas personas no lo consideran una droga, como lo puedan llegar a ser el consumo de cannabis o el éxtasis, y no le dan importancia, no reparando en los graves problemas que podemos tener si hacemos uso abusivos de los mismos.

 

En definitiva, el consumo de somníferos y de tranquilizantes, esta en auge en nuestro país y todo hace indicar que continuará aumentando, no siendo el consumo de cannabis el único superado en la lista de sustancias sino alcanzando al consumo de tabaco, si la situación económica del país no muda y si las medidas establecidas no acaban por llegar a buen puerto. 

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados