El fraude fiscal se ceba en las comunidades con más cargas

El fraude fiscal es mayor en Extremadura, Castilla-La Mancha y Canarias. Los más honrados son los madrileños.

El fraude fiscal se ceba en las comunidades con más cargas
El fraude fiscal aumenta por el paro
  • Los expertos achacan este efecto a la tolerancia que tenemos ante la evasión de impuestos.

La economía sumergida en España ya supone el 24,6% del PIB. Eso se traduce en 253.135 millones de euros de dinero negro circulando por nuestro país, unos 60.000 millones más que en 2008. Pero el fraude fiscal no afecta por igual a todas las comunidades autónomas.

Según un estudio elaborado por los técnicos de Hacienda, los que más defraudan son los extremeños (el 31,1% de su PIB), seguidos de los andaluces (29,2%), los castellano-manchegos (29,1%) y canarios (27,9%). Cataluña iguala las cifras de fraude fiscal a las de la media española (24,6%).

Madrid, donde menos fraude fiscal hay


Por el contrario, los más honrados son los ciudadanos de La Rioja (24,1%), Aragón (22,3%), Cantabria (22%) y Madrid (17,3%). Dicen los expertos que esto se debe a dos circunstancias:

1. Estas comunidades tienen un mayor tejido empresarial.
2. Se han visto menos afectadas por el desempleo.

Pero casualmente, las comunidades con menos fraude fiscal se corresponden con aquellas que han tomado medidas en favor del contribuyente. ¿Qué gobiernos autonómicos han bajado el IRPF? Pues precisamente:

Madrid
La Rioja
Cantabria
Galicia

¿Y qué comunidades tienen tipos más altos? Cataluña, Andalucía y Asturias.

¿Por qué aumenta el fraude fiscal?


En cuanto a las causas del incremento del fraude fiscal en España, los técnicos de Hacienda apuntan a varias circunstancias:

Los efectos de la crisis económica.
El descenso de la actividad en la construcción.
El aumento del desempleo.
La subida de impuestos.
La corrupción política y empresarial.
La masiva circulación de billetes de 500 euros.

Por último, los expertos achacan este efecto a la tolerancia que los españoles tenemos ante la evasión de impuestos. Esta cultura nos aleja aún más de países como Alemania, Francia o Reino Unido, donde el fraude fiscal apenas ronda el 10% de su PIB. Y nos acerca a Italia, Portugal y Grecia.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados