Barclaycard, la mejor tarjeta de crédito sin cambiar de banco

Barclaycard es la mejor tarjeta de crédito sin cambiar de banco. Y es gratuita, por lo menos el primer año. Tiene muchas ventajas que la convierten en uno de los productos de su segmento más ventajosos.

Barclaycard, la mejor tarjeta de crédito sin cambiar de banco
Barclays ofrece una nueva versión de su mejor tarjeta de crédito gratuita.

El mercado ofrece muchos tipos de tarjeta de crédito sin cambiar de banco, pero al final los costes que debemos asumir por su emisión no son tan gratuitos como en un principio podría parecer.

Barclays ha sacado un nuevo producto que pasa por ser la mejor tarjeta de crédito sin cambiar de banco que hoy por hoy podemos encontrar.

Y es así porque es gratuita el primer año, es decir, no conlleva ningún gasto de emisión, y no necesitamos cambiar de banco para disfrutar de ella. Se trata de la nueva VISA Barclaycard.

Como hemos dicho, es gratis el primer año y los sucesivos siempre y cuando hagamos un gasto mínimo de 1.500 euros anuales, es decir, 125 euros al mes.

Además, esta tarjeta de crédito sin cambiar de banco tiene otras ventajas, como el hecho de devolver el 3 por ciento de todas las compras realizadas, eso sí, siempre que el precio unitario del producto a comprar sea superior a 150 euros.

La forma de pago es la habitual, es decir, mediante un pago fijo mensual, un porcentaje o al contado. En el último supuesto disfrutaremos de un pago aplazado de hasta 59 días sin intereses.


En definitiva, un producto atractivo y gratuito que nos permitirá disfrutar de una tarjeta de crédito gratuita sin necesidad de cambiar de banco.

 

El propio Barclays nos ofrece en su web una simulación de lo que podemos llegar a pagar en caso de usar el crédito disponible en la tarjeta para un gasto corriente. En caso de usar el importe de 1.500 euros, lo más habitual en una tarjeta de este tipo, deberemos pagar un total de 1.701 euros si hacemos el pago aplazado en un año, es decir, un TAE del 26 por ciento, alto si lo comparamos con un préstamo personal, pero normal en el caso de tarjetas de crédito.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados