10 consejos que te ayudarán a elegir el mejor crédito rápido

Si pedimos un crédito rápido de 3.000 euros, a devolver en dos años, podemos llegar a pagar más de 5.000 euros

10 consejos que te ayudarán a elegir el mejor crédito rápido
Es necesario sentarse a echar cálculos
  • En algunos anuncios de crédito rápido se informa del TAE mensual, no del anual

“Consigue tu dinero rápidamente, sin esperas y sin necesidad de avales”. La publicidad podría ser la de cualquier financiera que ofrece un crédito rápido y que bombardean nuestros buzones. Este producto es muy tentador, pues da la posibilidad de conseguir un dinero extra para pagar, por ejemplo, las vacaciones. Pero para elegir el mejor crédito rápido hay que tomar una serie de precauciones:


1. Mucho cuidado con los intereses. En algunos anuncios de crédito rápido se informa del TAE mensual, no del anual. Si se publicita un tipo de interés del 2% mensual, hay que multiplicar esa cantidad por 12.



2. Que no te cieguen los plazos cómodos. El principal gancho de las financieras es que el préstamo se puede devolver en cómodas cuotas. Eso significa alargar la deuda durante más tiempo y, por tanto, pagar más intereses.



3. Comprueba que las comisiones por demora sean legales. Las organizaciones de consumidores establecen que las comisiones por no pagar las cuotas a tiempo no pueden ser superiores a 2,5 veces el interés legal del dinero. Actualmente está en el 4%.



4. Compara el interés nominal con el de los bancos. El interés nominal de un crédito rápido ronda el 22 ó 24%, mientras que el de los préstamos tradicionales está en torno a un 10 ó 12%. Además, las comisiones de apertura alcanzan el 10%.


5. Suma los gastos notariales. Es posible que tengamos que poner una vivienda como aval. En ese caso, hay que tener en cuenta que los gastos notariales (suelen ser elevados) correrán de nuestra cuenta. Y si se deja un bien como garantía, la financiera debe asegurar su valor real para su transporte.


6. Fíjate en el coste de los seguros. Aunque son obligatorios y esenciales para calcular el TAE, la información no suele estar nada clara. 


7. Desconfía si te ofrecen un reagrupamiento de deudas. Hay ocasiones en que las financieras prometen supuestos créditos concedidos por un banco. ¿No es raro que el banco no quiera prestar dinero a una familia pero que sí lo haga después de haber suscrito un crédito rápido con una financiera?


8. Hacer las estimaciones año por año. La facilidad para obtener un crédito rápido tiene un precio. Por eso hay que hacer una tabla con las cantidades que debemos pagar año por año.


9. Sentarse a echar cálculos. Debemos tener claro cuánto hemos pedido y la cantidad que devolveremos al final. Por ejemplo, si solicitamos un crédito rápido de 3.000 euros a devolver en dos años, podemos acabar pagando más de 5.000 euros.


10. Compara las distintas ofertas teniendo en cuenta todos los parámetros anteriores. Siguiendo con el ejemplo anterior, si buscamos bien, podemos ahorrarnos hasta 1.000 euros al año.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados