¿Es la vida más cara para hombres o mujeres? Algunos ejemplos

Hombres y mujeres no son tratados con igualdad, tanto a la hora de ser pagados como a la de pagar. ¿Adivinas quién tiene más ventajas?

¿Es la vida más cara para hombres o mujeres? Algunos ejemplos
Descubre qué cosas son más caras para cada uno

¿Te has preguntado alguna vez si la vida es más cara para hombres o mujeres? Que una cuestión tan antigua como esta siga existiendo en nuestra sociedad resulta preocupante. Sin embargo, es todavía más alarmante que existan factores que incentiven a que este tipo de desigualdades sigan coexistiendo en la actualidad y con pocas esperanzas de que desaparezcan.

Es cierto que las mujeres continúan ganando menos que los hombres por realizar los mismos trabajos y todavía son vistas por muchos como las encargadas de los hijos y la casa. Sin embargo, y a pesar de que las cosas van cambiando lentamente para que no existan unas desigualdades tan abismales entre hombres y mujeres, todavía resulta evidente que queda mucho por hacer.

Un ejemplo de estas diferencias se puede apreciar a la hora de consumir tanto bienes como servicios, ya que dependiendo del sexo de la persona que los obtenga, los precios variarán en gran medida. A continuación te presentamos algunos de estos ejemplos para que descubras qué cosas son más caras para hombres o mujeres.

Bienes y servicios: ¿cuáles son más caros para hombres o mujeres?


diferencias-hombres-mujeres


Seguros de coche

Puede que hayas pensado que sean las mujeres quienes en estos casos paguen más por su seguro de coche porque “supuestamente”, las mujeres conducen peor y corren el riesgo de sufrir más accidentes. Bien, pues elimina esto de tu cabeza.

Para empezar, las mujeres son mucho más prudentes al volante, lo que hace que sufran menos accidentes, suponiendo así un menor gasto para las aseguradoras. Por otra parte, las mujeres conducen menos, ya que optan por otros medios de transporte más ecológicos. Es por ello que muchas aseguradoras han lanzado seguros de coche para mujeres, los cuales se adaptan mejor a las necesidades de estas, resultando así más baratos que los convencionales, tanto para las compañías aseguradoras como para sus clientas.

Coches y arreglos mecánicos

Si eres mujer y necesitas comprar un coche o hacer una reparación en el mecánico, deberás demostrar que sabes de lo que hablas, porque de lo contrario, tanto comprar un coche como pasar con él por el mecánico, te saldrá más caro.

Vivimos en una sociedad en la que los pensamientos retrógrados de muchos invitan a aceptar que las mujeres no entienden sobre estos temas, cosa que no siempre es verdad.

Por eso, si eres mujer y no quieres pagar más a la hora de comprar un coche o llevarlo al mecánico, deberás demostrar que entiendes del tema. Sí, parece absurdo, pero es una de las realidades con las que las mujeres se ven obligadas a lidiar día a día, debido a las desigualdades y preconceptos existentes en nuestra sociedad actual.

Productos de belleza e higiene personal

Sin duda, este tipo de productos son siempre más caros para las mujeres que para los hombres. Es cierto que existe un mayor número de mujeres que está dispuesto a hacerse con productos de belleza, los cuales pueden llegar a resultar realmente caros. Sin embargo, cada vez son más los hombres que se preocupan por su aspecto físico, belleza y salud. Aún así, existen productos muy similares y hechos por las mismas empresas, que presentan una diferencia de precios, los cuales benefician a los hombres.

En la lavandería

En este caso, son las mujeres las que vuelven a pagar más. Hay lavanderías en las cuales se llega a hacer distinción de precios entre camisas de hombres y blusas de mujeres. Puede que la lavandería justifique que las blusas cuentan con tejidos más delicados que los de las camisas. Sin embargo, este razonamiento no hace más que volver a colocar a la mujer en un lugar lamentable de desigualdad.

Al salir por la noche

Son muchos los bares y discotecas que favorecen a la desigualdad entre hombres y mujeres durante las salidas nocturnas, ya que generalmente los hombres son los que únicamente suelen pagar entrada o un mayor precio por esta para poder entrar en los locales. Además, en muchas ocasiones, las mujeres obtienen bebidas gratis, mientras que los hombres deben pagar por ellas.

Seguros de vida

Parece ser que vivir más cuesta más. Y es por eso que las mujeres otra vez salen perdiendo a la hora de pagar sus seguros de vida, ya que estadísticamente las mujeres viven por más tiempo que los hombres.

Por eso mismo, algunas compañías de seguros “las penalizan” en los pagos, ya que como están más tiempo vivas, también tienen más probabilidades de sufrir accidentes, tener enfermedades o cualquier otra situación que obligue a las compañías a tener que pagar dichas eventualidades.

Conclusiones

La mayoría de los productos y servicios son más caros para las mujeres. Por eso, si eres mujer, deberás prestar atención a estas situaciones y otras en las que puedas enfrentarte de forma astuta a la situación para conseguir ahorrarte unos euros. Por ejemplo, tal vez valga la pena pasar a usar algunos productos de higiene y belleza para hombre, siempre que cuenten con características similares a las que busca.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados