Al viajar a un país musulmán, ¿qué tienes que tener en cuenta?

¿Estás pensando viajar a un país musulmán? Te presentamos algunos tips que te pueden ayudar a conocer mejor las costumbres y las personas que viven en estos lugares, para que disfrutes todavía más de la experiencia.

Al viajar a un país musulmán, ¿qué tienes que tener en cuenta?
Tips para conocer de cerca los países musulmanes

Cierto es que cada vez resulta más fácil y económico viajar para otros países y conocer culturas diferentes a la nuestra. Sin embargo, muchos sienten reparo a la hora de viajar a determinados países, debido a lo que los medios de comunicación nos presentan sobre estos, pero… ¿nos hemos parado a pensar cuál es la realidad de estos lugares?

Quizá la mejor idea sea visitarlos y poder conocer de primera mano otras culturas, otros lugares y otras realidades. De todos modos, aquí no vamos a juzgar qué cosas buenas o malas te puedes encontrar en otros países. Nosotros simplemente queremos animarte a viajar a un país musulmán para que disfrutes de las experiencias que siempre se viven al viajar.

Por ello, hoy te presentamos una serie de tips para que viajar a un país musulmán sea una experiencia totalmente enriquecedora para ti. ¿Te lo vas a perder?

Viajar a un país musulmán: tips para disfrutar del viaje


Cada país es diferente, por lo que no existe una receta común a todos

Está claro que, como cada persona, cada país musulmán también es diferente y lo que está bien visto en uno, puede ser una atrocidad en otro. Por ello conviene que antes de visitar el país musulmán para el que tienes pensado viajar, te documentes sobre este para conocer un poco mejor cómo será el lugar en el que vas a pasar unos días de vacaciones.

Encontrarás personas simpáticas y acogedoras

Aunque como decíamos anteriormente, cada persona es un mundo, y lo más normal es que si viajas a un país musulmán encuentres personas de lo más simpáticas y acogedoras.

Las costumbres del Islam llevan a que los musulmanes sean buenos anfitriones, por lo que siempre te sentirás en casa y bien acogido, ya que su hospitalidad es verdaderamente agradable.

Por otro lado, puede caber la opción de que estés viviendo una situación comprometida. Por tanto, si esto ocurre, simplemente tendrás que ignorarlo y seguir tu camino tranquilamente. Seguro que más adelante encuentras alguien agradable de nuevo.

La comida puede ser diferente, pero no deja de ser exquisita

La gastronomía de los países musulmanes está llena de sabores exóticos que sin duda encantarán a aquellos que por lo menos estén dispuestos a probar los platos más típicos.

Recuerda que las bebidas alcohólicas no están permitidas dentro de esta religión, así como la ingesta de determinados animales y sus derivados. Además, durante el Ramadán, los horarios de las comidas cambian totalmente. De todos modos tú no tendrás que preocuparte por esto, ya que la mayoría de hoteles y lugares que reciben turistas no suele haber problemas con estos temas.

La forma de vestir no es un problema

No hace falta que te vistas como ellos, existe una tolerancia mayor de la que se piensa sobre las vestimentas de los turistas. Eso sí, si vas a visitar alguna mezquita será necesario que como símbolo de respeto cubras tus hombros, piernas y cabeza (en el caso de las mujeres).

Saber un poco sobre su religión

Conocer algunos puntos básicos sobre el Islam te ayudará a conocer y entender mejor las costumbres y la cultura de sus gentes. De este modo podrás acrecentar tu experiencia de viaje y disfrutar más sobre tus vacaciones.

Otras costumbres a tener en cuenta durante tu viaje

  • Interactuar con el sexo opuesto no es muy común, sobre todo en las sociedades más tradicionales. A la hora de saludar es más común colocarse la mano en el corazón para expresar sinceridad y bienvenida, que un apretón de manos.
  • No es habitual mostrar signos de afecto en público, ya que puede ser ofensivos.
  • Mostrar generosidad y gestos de consideración está muy bien visto por los musulmanes.
  • Es mejor dejar los temas políticos a un lado. A no ser que se conozca bien a la persona.
  • Antes de hacer fotos a una mujer en la calle, en una mezquita o en un edificio militar, conviene verificar previamente que tienes permiso.
  • Ir de compras a un mercado puede ser una actividad de lo más divertida, pero también puede resultar agotadora, ya que la costumbre es negociar el precio de los artículos antes de comprarlos.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados