Ventajas y desventajas de ser expatriado

Desarraigo, soledad o dificultades de adaptación pueden complicar la experiencia de un expatriado.

Ventajas y desventajas de ser expatriado
Una experiencia única

El expatriado es aquel profesional, generalmente cualificado, que de forma temporal reside en un país extranjero. 

Su situación se debe a que su empresa decide trasladarlo por un tiempo definido para que desempeñe unas funciones concretas en un país distinto del suyo.

No hay que confundir al expatriado con aquel profesional, cualificado o no, que decide voluntariamente buscar trabajo en el extranjero.

Tampoco es un expatriado el inmigrante que por necesidad económica o laboral prueba suerte en un país que no es el suyo.
 


Pros y contras de vivir como expatriado



Ventajas de ser expatriado

 
  • Conocer culturas y formas de vida diferentes a las que estamos habituados. Esto enriquece mucho y abre la mente haciendo que nos convirtamos en personas más tolerantes y respetuosas.
 
  • Mejorar nuestra capacidad con los idiomas o incluso aprender alguno nuevo.
 
  • Aprender a desenvolverse en un país diferente con costumbres que puede que disten mucho de las nuestras.
 
  • El expatriado debe acostumbrarse a trabajar en un entorno laboral distinto, con perdonas de otras nacionalidades lo que le obligará a adaptar su comportamiento al país de acogida, pero a la vez le enriquecerá enormemente.
 
  • Beneficios económicos. Generalmente un expatriado recibe un buen sueldo, acorde a las funciones y a los trastornos que desplazarse de país implica. Muchas personas aprovechan sus épocas como expatriados para ahorrar de cara a invertir a su regreso a España.
 
  • Seguridad y autoestima. El expatriado aprende a desenvolverse solo sin la habitual red familiar que tiene en su país de origen. Esto lo fortalece e incrementa su autoestima. 
 


Desventajas de ser expatriado

 
  • Si la situación de prolonga mucho en el tiempo puede llevar a cierto desarraigo.
 
  • Dificultades de adaptación a entornos y costumbres no siempre fáciles. La alimentación, las normas sociales o las formas de ocio suelen ser los asuntos que más dificultad conllevan en los primeros momentos.
 
  • Sensación de soledad. Esto es algo que afecta sobre todo a aquellos expatriados que salen del país solos. Vivir en el extranjero sin apoyo familiar o de amigos puede resultar duro al inicio. Con el tiempo esta situación cambia ya que vamos tejiendo una red de amistades que, poco a poco, van supliendo nuestras carencias.
 
  • Separación de la familia: algunos expatriados con familia se ven obligados a deja a los niños y a la pareja en España debido a que las condiciones del país de destino no son adecuadas para ellos. 
 
  • Esta situación, si se prolonga mucho en el tiempo, puede llegar a afectar las relaciones de pareja y la sensación de soledad del expatriado.
 
  • Un expatriado no suele salir de su país en una sola ocasión. Para algunos llega a ser una forma de vida y encadenan diferentes destinos a lo largo de su vida. Esta situación puede provocar alguna dificultad a la hora de establecer unas relaciones sociales estables y duraderas.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados