Ventajas y desventajas de los minicréditos

A la hora de solicitar minicréditos para solventar situaciones económicas imprevistas hay que mirar bien las ventajas y desventajas de los mismos.

Ventajas y desventajas de los minicréditos
Se trata de dinero rápido y sin apenas papeleo



La situación económica provocada por la crisis ha hecho tambalear los cimientos de la clase media española. De la noche a la mañana desapareció el trabajo para toda la vida, la hipoteca pagada religiosamente y aquellos pequeños lujos que mucha gente se podía permitir durante la época de las vacas gordas.

La nueva realidad ha dado lugar a que los gastos fijos que teníamos mientras había un sueldo fijo se mantengan, mientras que el ingreso regular ha desaparecido o disminuido considerablemente. Como las entidades bancarias exigen demasiados requisitos para concedernos un préstamo, los minicréditos son el recurso de aquellos que necesitan dinero con premura.

Porque ese es el eje en el que gira la ayuda que prestan este tipo de entidades para salir de una situación angustiosa. Muy poco papeleo, tan sólo el imprescindible, rapidez en la gestión, que no suele pasar de unas pocas horas o incluso minutos, y dinero fresco en nuestra cuenta bancaria.

Con este argumento de venta, no extraña que numerosos clientes entren por la puerta de sus sucursales o bien, en estos tiempos tecnológicos, realicen la gestión únicamente online.

A la hora de pedir minicréditos en una entidad u otra debemos hacer un sondeo donde tener en cuenta los tipos de interés de cada una y así elegir la que más se adecue a nuestras necesidades y posibilidades económicas. 

 

Ventajas y desventajas a la hora de contratar minicréditos


 

Ventajas

  1. Podemos obtener una cantidad de dinero relativamente baja, inferior a 1.000 euros.
  2. La respuesta llega en poquísimo tiempo.  
  3. No es necesario dar explicaciones.
  4. Los intereses dependerán del plazo de devolución, así que si cancelamos pronto la deuda pagaremos menos dinero.
  5. Son cómodos, puesto que podemos contratarlos por Internet.
  6. Tienen una alta probabilidad de aceptación, puesto que los requisitos a cumplir son mínimos.
  7. El papeleo es sencillo. Basta una fotocopia del DNI, un teléfono móvil y demostrar unos ingresos periódicos para solicitarlos.
  8. No es necesario cambiar de banco. 

 

Desventajas

  1. Tienen unos intereses más elevados que los créditos de los bancos.  Ello se debe a la rapidez y a los pocos requisitos necesarios para conceder los minicréditos, lo que hace aumentar el riesgo de la entidad.
  2. Las comisiones de por apertura, amortización, demora y cancelación anticipada también superiores a las de los bancos. Aunque hay algunas, como Wonga (antes Crédito Pocket), que no cobran por devolver el dinero prestado antes de la fecha de vencimiento.
  3. Lo normal es que no podamos acceder a minipréstamos si estamos inscritos en listados de morosos.
  4. No se pueden pedir grandes cantidades de dinero. Una excepción es Big Bank, donde conceden hasta 15.000 euros.
  5. Los plazos de devolución suelen ser cortos. Citibank, sin embargo, concede hasta 6.000 euros a devolver en hasta 72 meses.



También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados