Ventajas y desventajas de los créditos personales

Con los créditos personales podrás disponer de una determinada cantidad de dinero ofrecida por la entidad y utilizar solo aquello que necesites, pagando únicamente por el capital utilizado.

Ventajas y desventajas de los créditos personales
¡Aprovecha su gran flexibilidad!

¿Necesitas financiación? Ya sea porque deseas comprar algo o porque te ha surgido algún imprevisto y necesitas dinero con el que no cuentas para hacer frente a los gastos de forma rápida, la mejor solución está en los créditos personales.

Los créditos personales te permiten obtener financiación de forma muy fácil y rápida, ya que a través de internet, por teléfono o en la entidad financiera, puedes solicitar uno y recibir el dinero en tu cuenta minutos después de ser aprobado.

Muchas veces los créditos personales se confunden con los prestamos personales. Ambos son buenas vías para obtener financiación externa de forma sencilla y rápida. Sin embargo, cuando se solicita un préstamo personal, el capital que la entidad ingresa en nuestra cuenta bancaria es íntegro y por ello los intereses a pagar deben ser por ese importe total.

En cambio, cunado se reciben los créditos personales, la entidad pone a nuestra disposición una cantidad de dinero de la que se puede disponer en la medida que se desee, pagando únicamente los intereses del capital utilizado.

Conoce las ventajas e inconvenientes que prestan los créditos personales y disfruta del que mejor se adapte a tus necesidades de una forma rápida y sencilla.


Ventajas e inconvenientes de los créditos personales


 

Los créditos personales solo cobran por el dinero retirado

Y es precisamente esta característica de los créditos personales su ventaja principal. De hecho, son varias las ventajas de los créditos personales:

  • El dinero lo administra el deudor mediante la disposición o retirada del dinero y el ingreso o devolución del mismo.

  • Es posible cancelar una parte o la totalidad de la deuda cuando creamos conveniente, con la consiguiente deducción en el pago de intereses. Es decir, sólo se paga el dinero sobre el capital utilizado.

  • Como hay que concretar el plazo de devolución, sabremos cuánto vamos a pagar cada mes.

  • Se puede negociar su renovación o ampliación.

  • No hay que justificar para qué se necesita el dinero.

  • Son fáciles de solicitar. Pueden ser gestionados de forma sencilla a través de internet, por teléfono o en la propia oficina de la entidad financiera.

  • Son rápidos de conseguir. Una vez aprobados, el dinero se ingresa en la cuenta en cuestión de minutos.

  • Apenas exigen papeleo. Por regla general las entidades financieras nos pedirán:

    • El DNI, Tarjeta de Residencia o Pasaporte

    • El número de cuenta donde tienen que transferirnos el dinero

    • Las últimas nóminas o, en su defecto, un justificante que indique que podemos hacer frente a los pagos

  • No suele ser necesario presentar avalistas. El cliente responde con sus bienes presentes y futuros (por eso se denominan personales).

 


Puede haber muchas diferencias entre los créditos personales

Sin embargo, listadas las ventajas, también hay que enumerar las desventajas. Sólo así podremos comparar los créditos personales de forma objetiva.
 

  • Los intereses son bastante altos, sobre todo si los contratamos con una financiera en lugar de una entidad bancaria. 

  • Las comisiones también son elevadas. Hablamos de las tarifas que aplica la entidad bancaria por apertura, cancelación anticipada, amortización o impago.

  • No son accesibles para personas inscritas en listados de morosos.

  • El límite de dinero a pedir no es muy alto (hasta 60.000 euros).

  • Los plazos de devolución suelen ir desde los 3 meses hasta 96 meses. Todo depende de la entidad en la que se solicite el crédito personal y las condiciones que se acepten. 

  • Cuanto más tiempo tardemos en pagar, menor será la cantidad mensual a abonar pero mayores los intereses.

  • Si no pagamos, el requerimiento llega en el acto. Y los intereses por impago son muy elevados.

 

¿Cuál es el crédito personal que más te conviene?

Existen una gran variedad de créditos personales, cada uno con sus propiedades y condiciones.

Sin embargo, existen una serie pautas a seguir a la hora de elegir entre uno u otro crédito personal, que pueden hacer que te salga más barato:
 

  • Solicita la menor cantidad posible de dinero

  • Intenta reducir el número de cuotas de devolución al máximo 

  • Selecciona la TAE e intereses más bajos

  • Procura reducir las comisiones al mínimo

Además, si lo deseas, podrás utilizar el simulador de Mi Portal Financiero para comparar gratuitamente y de forma rápida, sencilla y fiable los diferentes créditos personales que existen en el mercado.

Y si lo que buscas es una pequeña solución financiera para un momento puntual, ¿por qué no pides un microcrédito que mejor se adapte a tí?

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados