Todas las ventajas de vivir en la ciudad, ¿y las desventajas?

Desde el punto de vista profesional y cultural es innegable que las ventajas de vivir en la ciudad superan a sus desventajas. Especialmente para los jóvenes.

Todas las ventajas de vivir en la ciudad, ¿y las desventajas?
Puede resultar más caro, pero la oferta de servicios es más completa

Las ventajas de vivir en la ciudad son muchas. Pero, sobre todo para los más jóvenes (estudiantes, nuevos trabajadores en búsqueda activa de empleo o familias con necesidad de tener todos los servicios a mano), vivir en una ciudad se les hace imprescindible y no atienden tanto a sus desventajas, como lo harían, por ejemplo, las personas que buscan más paz o más tranquilidad.

Madrid y Barcelona son las ciudades más grandes de España y también son las mejores ciudades universitarias y para buscar empleo, pero no las únicas. Mudarse a Granada, Santiago de Compostela; por supuesto Valencia, Sevilla, Málaga o Bilbao puede resultar una extraordinaria decisión para comenzar una vida desde cero.

Si es tu caso y necesitas convencerte definitivamente de todos los pros de mudarte a una ciudad, atiende a esta lista. Hemos enumerado las más importantes para ti, sin perder de vista tu comodidad, bienestar y conciliación.



¿Cuáles son las ventajas de vivir en la ciudad? 


anonimato-ventajas-de-vivir-gran-ciudad


EL ACCESO A LOS SERVICIOS


La primera de las grandes ventajas de vivir en la ciudad que encontramos es el amplio acceso a múltiples servicios, tanto públicos como privados. Los establecimientos más importantes dedicados a la salud – no sólo en España sino en todo el mundo - siempre se encuentran ubicados en grandes ciudades. Por lógica, siempre es mejor que estas instituciones se encuentren lo más cerca posible de la mayor cantidad de personas posibles.

Si hay algo que las grandes ciudades ofrecen prácticamente por obligación son amplias redes de transporte. El metro, el tranvía, los buses a constantes horas y los taxis al alcance de la mano son privilegios que solo se consiguen viviendo en una ciudad. En los pueblos, los horarios son mucho más inflexibles, y –por las distancias – el gasto a largo plazo puede llegar a ser lo suficientemente alto como para que resulte más rentable comprarte un coche.

Para quienes tienen hijos también es innegable que las mayores oportunidades educativas siempre están en las ciudades. No sólo hablamos de más sino de mejores instituciones educativas, que permitirán a nuestros hijos el acceso a la mejor formación posible para tener en el futuro las mejores oportunidades posibles. Por otra parte, los servicios de telecomunicaciones siempre son más accesibles y eficientes en grandes ciudades donde la conectividad es una necesidad primordial que marca la manera que nos comunicamos en todos los ámbitos.
 

LA MULTICULTURALIDAD


Las grandes ciudades han sido siempre el lugar de destino de una rica y múltiple mezcla de personas y culturas. En cualquier gran ciudad del mundo podrás encontrar colectividades de distintas nacionalidades que no sólo pertenecen a la misma sino que la moldean. Hace mucho tiempo dejó de ser inusual el encontrar en una ciudad un espacios donde culturas extranjeras se expresan; ya sean restaurantes, clubes nocturnos o tiendas.

AC/DC, Adele, Coldplay, Iron Maiden y Bryan Adams (entre otros tantos) vendrán todos a España en algún momento del año, y todos vendrán únicamente a grandes foros en grandes ciudades.
Viviendo en una ciudad tienes al alcance de una caminata música, comida, productos e historias de muchas partes del mundo. Y no hay nada que te enriquezca más como persona que el contacto con culturas desconocidas. Otra de las ventajas de vivir en la ciudad: el volverte más culto.
 

LAS OPORTUNIDADES LABORALES


Otra de las tantas ventajas de vivir en la ciudad (y una bastante importante) son las oportunidades laborales a los que tienes acceso. Sea cual sea la profesión a la que te dedicas, el trabajo con el que soñaste siempre, por el que estudiaste lo que estudiaste, con total seguridad va a estar en una gran ciudad. En los pueblos más pequeños, las oportunidades educativas suelen ser más limitadas y como consecuencia de esto los trabajos a los que terminas teniendo acceso son menos y menos atractivos.
 

LA PRIVACIDAD


Aunque muchas veces se atribuye a los pueblos la ventaja de ofrecer una viva más tranquila y privada esto suele no ser cierto. Mientras en las ciudades un individuo sólo es conocido por las personas que conforman su grupo de amistades o allegados – esos que él elige – en los pueblos la gente es menos y se conoce más. En las ciudades el anonimato y la privacidad que tengas será aquella que tú decidas tener, mientras que en los pueblos las probabilidades de que tus vecinos sepan quién eres y qué pasa en tu vida (quieras o no) es muchísimo mayor. De ahí el dicho “pueblo pequeño, infierno grande”.
 
Y estas son sólo algunas de las ventajas de la ciudad con respecto a los municipios rurales y el campo. Por eso vivir en ellas es más caro.

También te puede interesar: 
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados