¿Hay que valorar el expediente académico en los procesos de selección?

En muchos de los empleos actuales ya no se entra a valorar el expediente académico sino las habilidades del candidato para un puesto determinado.

¿Hay que valorar el expediente académico en los procesos de selección?
Google cada vez contrata menos titulados universitarios

“Estudia niño si quieres llegar a ser alguien en la vida”, “Cuanto mejores notas tengas a mejor puesto podrás aspirar”, “De notable para arriba”. Entrañables sentencias que todos hemos escuchado unas cuantas veces en nuestra juventud. Tiempos en los que aún era fundamental valorar el expediente académico.

Actualmente, salvo para algunas empresas o para acceder a becas de investigación o de otro tipo en la universidad, se está comprobando que valorar el expediente académico ya no tiene la importancia de antaño.

Lo mismo nuestra experiencia personal como la de amigos, familiares o conocidos, en la mayoría de los casos, en las entrevistas de trabajo que realizamos para el puesto en el que trabajamos no nos solicitaron el expediente académico.

Un ejemplo de la imposición de esta tendencia lo certifica Laszlo Bock, vicepresidente de Recursos Humanos de Google. Reconoce que su famosa compañía ya no le da la importancia de antes a que los candidatos de sus procesos de selección tengan expedientes académicos brillantes. Con el tiempo se han dado cuenta de que no predeterminan a ser el trabajador idóneo.
 

¿Por qué no valorar el expediente académico?

Siguiendo con Google y su vicepresidente de Recursos Humanos, desciende cada vez más el número de licenciados universitarios en las nuevas adquisiciones de la compañía. Llegan a darse grupos de trabajo en el que el   14 % de sus miembros no han pisado una universidad.

Para ellos, lo que se enseña en la universidad y el trabajo a desempeñar en Google no tienen nada que ver. Son habilidades muy diferentes. Las compañías jóvenes no entrar a valorar el expediente académico sino que busca personas inquietas a las que les gusta descubrir cosas que no se solucionan con una respuesta obvia.

Son unos candidatos totalmente opuestos a esos estudiantes universitarios únicamente preocupados por sacar la mejor nota fijándose en lo que suele preguntar el profesor habitualmente y el tipo de respuestas que le gustan.

¿Qué buscar en el candidato?

La manera de responder a las preguntas propuestas en la entrevista es un dato muy importante. Ahí se puede analizar su comportamiento objetivo según como reaccione a determinadas preguntas.

Por ejemplo someterle a cuestiones relativas a su modo de actuación en el pasado ante un problema concreto y su forma de resolverlo. Su respuesta ayudará a conocer lo que este considera una situación difícil y sus recursos para afrontarla.

En cuanto a las habilidades de liderazgo, la mejor forma de descubrirlas es mediante evaluaciones internas frecuentes, donde los subordinados deben calificar las aptitudes de los jefes. Información muy valiosa ya que una vez que los afectados conocen cómo han sido valorados, cambian rápidamente de conducta.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: