Vacaciones para niños: 10 planes divertidos para los pequeños

Las vacaciones para niños son eso, para ellos. Les encanta tocar animales e ir a parques temáticos y acuáticos. Pero también se sorprenderán con algunos museos y castillos.

Vacaciones para niños: 10 planes divertidos para los pequeños
¿Has pensado en hacer una ruta alternativa por tu ciudad?

Cuando tenemos hijos pequeños nuestro concepto de vacaciones varía. Tenemos que dejar a un lado nuestras preferencias y pensar en lo que es mejor para ellos. Se acabaron los días de mochileros, de coger el Interrail y de dormir en albergues. Al menos, de momento.

Ahora lo que buscamos son vacaciones para niños: hoteles familiares, destinos donde haya una amplia oferta de ocio infantil y planes para mantenerlos entretenidos todo el verano.

Y precisamente de estos planes para hacer con nuestros hijos es de lo que hablaremos hoy. 


Vacaciones para niños: 10 planes perfectos


 

1. Planifica excursiones a la naturaleza


Puede que a nosotros ir al bosque no nos haga mucha gracia, pero a los niños les encanta (y le viene muy bien) estar en contacto con la naturaleza. Un día podéis ir a pescar, otro hacer senderismo y, por qué no, reservar un par de noches en un cámping. Muchos tienen bungalows, lo que resulta bastante más cómodo para toda la familia.
 

2. Hazte con un calendario de espectáculos infantiles


Durante el verano son muchos los ayuntamientos que organizan actividades especiales. Un verano para niños divertido tiene que incluir musicales infantiles, espectáculos de magia, cuentacuentas, títeres, conciertos infantiles, etc. 
 

3. Facilítales el contacto con los animales


Otro plan muy socorrido y que a los niños les encanta es estar en contacto con los animales. Por toda España podemos encontrar acuarios, zoos y granjas con actividades para niños, donde los pequeños pueden tocar, dar de comer e incluso participar en las labores de cuidado de los animales.

Dos propuestas que seguro que les encantan son el Safari Madrid, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, Bioparc o el Parque del Hosquillo.
 

4. Demuéstrales que los museos pueden ser divertidos


Quizás pensemos que lo de los museos no es para nuestros hijos. Y puede que no estén dispuestos a pasarse horas mirando cuadros. Pero en España hay muchos museos ideales en los que se divertirán.

A continuación nombraremos algunos, pero son solo una muestra de todos los que tenemos:

  • Museos del Ferrocarril (varias ciuades).

  • Museo de los juguetes de Alicante.

  • En Madrid: Museo Naval, de Ciencias Naturales, del Robot o de Cera.

  • Museo de Casa de Muñecas de Málaga.

  • Museo de las Ciencias y Museo de los soldaditos de plomo, en Valencia.

  • Museo de la Piratería de Las Palmas.

  • Museo de las Villas Romanas y la Villa Romana de Almenara-Puras, en Valladolid.

  • Cosmocaixa Barcelona.

  • Museo de la Minería o Museo del Jurásico, en el Principado de Asturias.

 

5. Ocio sí, pero inteligente
 

Las vacaciones para niños tienen que incluir muchos juegos, por supuesto. Pero estos pueden ser divertidos e inteligentes a la vez. Hay empresas que organizan propuestas lúdicas que van más allá de los típicos campamentos de verano. En Nenoos, por ejemplo, tienen varios programas para elegir el que consideremos más adecuados para nuestros hijos.
 

6. Visita castillos


¿Conoces a algún niño al que no le gustaría ser un caballero? ¿Y a una niña que no haya deseado alguna vez ser una princesa? Pues seguro que les encantaría visitar un castillo. Solo en el Valle del Loira (Francia) hay 21 castillos declarados Patrimonio de la Humanidad.

Una visita a alguno de ellos merece la pena. Y en nuestro país también hay muchos. Algunos, incluso, pueden visitarse: el Alcázar de Segovia, el castillo de Almodóvar del Río (Córdoba), el castillo de Coca (Segovia), el Castillo de la Mota (Medina del Campo), el castillo de Loarre (Huesca), el castillo de Mendoza (Manzanares el Real), el castillo de Monterrei (Verín), el Castillo Templario (Ponferrada), el castillo de San Javier (Navarra) o el castillo de Bellver (Mallorca), entre otros.
 

7. Conoce nuevos parques temáticos


Probablemente tus hijos ya conozcan el parque Warner, el parque de atracciones de Madrid, el Tibidabo de Barcelona, Isla Mágica o Port Aventura. ¿Pero han ido alguna vez, por ejemplo, al parque temático Oasys? Se encuentra en Almería y está inspirado en el lejano Oeste. Cuenta, además, con un Museo del Cine, un Museo de Carros, una reserva de animales y una zona acuática para refrescarse.

 

8. Date un chapuzón en un parque acuático


Y ya que hablamos de refrescarnos, una forma muy divertida de darnos un chapuzón son los parques acuáticos. Estos son los 10 mejores de España según los viajeros:

  • Siam Park (Adeje)

  • Costa Martianeza (Puerto de la Cruz)

  • Aqualandia (Benidorm)

  • PortAventura Caribe Aquatic Park (Salou)

  • Aquopolis Costa Dorada (La Pineda)

  • Water World (Lloret de Mar)

  • Bahía Park (Algeciras)

  • Aquopolis Sevilla

  • Aqua Center (Cala'n Blanes)

  • Aqua Tropic (Almuñecar)

 

9. Tu ciudad desde otro punto de vista


Los días que estemos en casa podemos aprovechar para conocer nuestra ciudad y verla con otros ojos. Hay empresas que nos ofrecen esta experiencia. The Walking Birds es una de ellas. Funciona más o menos así: preparan un recorrido, dan unas pistas y tenemos que desentrañar el misterio. Los paseos interactivos se adaptan a la edad de lo participantes, sus intereses y la ciudad elegida.
 

10. Campamentos de verano


Aquí no nos hemos comido mucho la cabeza, pero cuando llegan a una cierta edad, los campamentos entran dentro de los planes de vacaciones para niños. Si no queremos que estén fuera de casa, podemos optar por los campamentos urbanos. El del Zoo Aquarium de Madrid, por ejemplo, es uno de los que más aceptación tienen.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados