10 consejos para disfrutar de unas vacaciones en familia

Sabemos que ir de vacaciones en familia puede ser todo un reto, empezando por el viaje en sí mismo. Así que toca respirar hondo y pensar que es una estupenda oportunidad para pasar un rato juntos.

10 consejos para disfrutar de unas vacaciones en familia
El éxito del viaje empieza por una buena planificación, sobre todo con niños

¡Ya está ahí el verano! Por fin ha llegado junio y muchas personas están a punto de irse de vacaciones. Quienes tengan niños deberán esperar a que acaben las clases un par de semanas, pero ya va siendo hora de empezar a organizar esas vacaciones en familia que llevamos todo el año esperando.

Pero sabemos que ir de vacaciones en familia puede ser todo un reto, empezando por el viaje en sí mismo. Así que toca respirar hondo y pensar que es una estupenda oportunidad para pasar un rato juntos.


Los mejores consejos para disfrutar de vacaciones en familia


Si seguimos los consejos de los expertos, lograremos disfrutar de esas vacaciones en familia.

 

1. Preparar bien el viaje

Cuando los viajes eran cosa de dos improvisar podía ser hasta divertido. Pero ahora no. Si tenemos hijos no nos quedará más remedio que escoger el destino, el alojamiento y hasta el medio de transporte más adecuado para viajar con ellos. Afortunadamente cada vez son más los hoteles que cuentan con actividades para los más pequeños. Ellos podrán conocer a otros niños y nosotros, con un poco de suerte, podremos estar un par de horas solos.
 

2. Hacer una lista

Y entre los preparativos para el viaje también incluimos el equipaje. ¡Qué lejos han quedado aquellos tiempos en los que viajábamos con una sola maleta! Ahora pobres de nosotros como se nos olvide meter los juguetes favoritos de nuestros hijos.

Si los niños son mayores, podemos encargarles que preparen solos su equipaje (luego ya nos encargaremos de sacar cosas inútiles para meter algo de ropa), pero si son pequeños lo mejor es elaborar una lista con todo lo que van a necesitar.

 

3. Todos tenemos derecho

Seguro que alguna vez has vuelto de unas vacaciones en familia pensando que nos has hecho nada de lo que tenías planeado. Para que no te vuelva a ocurrir empieza a buscar información sobre las actividades que podemos hacer en el lugar escogido y que nos gusten a todos. Si no es posible, lo mejor es que cada día sea un miembro de la familia quien escoja lo que quiere hacer.
 

4. Disfrutar del tiempo juntos

A lo largo del año no estamos juntos las 24 horas del día, así que es normal que los conflictos aumenten en vacaciones. En vez de ver un problema, veamos la parte positiva de poder estar más tiempo con nuestros seres queridos. El tiempo pasa tan rápido...
 

5. Pensar en la seguridad de nuestros hijos

Todos los años vemos noticias de niños que se ahogan en piscinas. Así que si nuestros hijos no saben nadar, debemos informarnos de si el alojamiento elegido tiene piscina. Si la tiene, mejor que esté vallada y que cuente con socorrista.

Y en la playa y sitios muy concurridos no está de más identificar al pequeño por medio de alguna pulsera o colgante donde además incluyamos nuestro nombre y número de teléfono por si se pierde.
 

6. Menos es más

Puede que estés pensando en hacer un tour por varias ciudades, y eso puede ser un error si se viaja con niños pequeños. Para ellos puede resultar muy estresante y estarán insoportables. Lo mejor es optar por estancias en un mismo lugar donde todos podamos descansar.
 

7. La alimentación

En vacaciones solemos relajarnos y comer peor, pero no por eso debemos renunciar a tener yogures y fruta. Eso es imposible si nuestra habitación no dispone de nevera, así que es una de las cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un alojamiento. Está claro que lo más cómodo cuando viajamos con niños pequeños son los apartamentos.
 

8. Las vacaciones son para todos

En consonancia con el punto anterior, alquilar un apartamento no significa que mamá o la abuela tengan que pasarse el día en la cocina. Las vacaciones son para todos, así que la cocina está solo para hacernos la estancia más cómoda.
 

9. Olvidarse del reloj

Está bien que no queramos que nuestros hijos se salgan demasiado de la rutina, pero no pretendamos que en vacaciones estén a las 8 y media en la cama o que coman a la 1 y media. No pasa nada por ser un poco flexibles con los horarios o porque coman más helados y chucherías de las que comen en casa.
 

10. Mantener una actitud positiva

Si ya comenzamos las vacaciones en familia protestando por tener que ir con los suegros, con el pesado de nuestro cuñado o porque los niños no se están quietos, mal empezamos. Si mantenemos una actitud positiva quizás nos sorprendamos y la experiencia al final resulte gratificante.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados