Tu embarazo mes a mes sin pasar hambre: ¡alimenta a tu bebé!

Descubre cuáles son los alimentos que más necesitarás en esta guía que te lleva por tu embarazo mes a mes.
 

Tu embarazo mes a mes sin pasar hambre: ¡alimenta a tu bebé!
La alimentación varía durante el proceso

El embarazo no sólo es un proceso que trae felicidad y cambios en el cuerpo, sino un proceso que exige que estés constantemente informado, especialmente sobre algunos hábitos que debes eliminar, modificar o adquirir.

Principalmente, estos hábitos tienen que ver con la alimentación que tienes durante el embarazo mes a mes. En cada etapa tu bebe va desarrollando diferentes órganos y como consecuencia las necesidades primordiales varían.

Para que los conozcas hemos decidido prepararte una guía en la que te contaremos que nutrientes, vitaminas o minerales son más necesarios en diferentes etapas de la gestación. Todo lo que necesitas para que tu bebé venga al mundo fuerte y sano.


Embarazo mes a mes: nuestra guía nutricional


 

Los tres primeros meses

La primera recomendación de nuestra guía nutricional para el embarazo mes a mes empieza con productos como las frutas y los cereales integrales.

Los nutrientes que tu consumes son los mismos que llegan a tu bebe, así que – de una manera u otra – los beneficios de cada alimento serán para ambos.

El calcio ayuda a que los huesos y los dientes empiecen a desarrollarse de la mejor manera, mientras que las frutas y los cereales integrales ayudarán a que tu actividad intestinal sea más regular.



Mes cuatro

Como ya te mencionamos, las necesidades varían en el embarazo mes a mes. En esta etapa es importantísimo que aumentes tu consumo de hierro, a través del consumo de carnes rojas sin grasa, vegetales, cereales integrales y frutos secos.



Mes cinco

En esta etapa de tu embarazo mes a mes debes preocuparte en aumentar tu consumo de vitamina C, la que principalmente encuentras en los cítricos, el tomate y el brócoli.



Mes seis

Ahora es momento de que al consumo de vitamina C, le agregues el de las vitaminas A y E. La primera la encuentras en alimentos como las patatas, la zanahoria y la lechuga; mientras que la segunda abunda en algunos frutos secos como la almendra y el cacahuate, además de la espinaca y las semillas de girasol.



Los tres últimos meses

En esta etapa, la final, ya no necesitarás tanto ciertos alimentos para obtener ciertos beneficios. Lo más importante es empezar a cuidar el peso con una dieta balanceada.

Si utilizas tu dieta como un arma de preparación para la labor de parto, podrás controlar tu peso y llegar en mejores condiciones al momento decisivo… si lo logras el proceso te encontrará con más fuerza y energía.
 
 También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados