Trucos para que tus rosquillas fritas no queden aceitosas

Hay algunos pequeños y simples trucos que puedes poner en práctica para que tus rosquillas fritas no tengan tanta grasa, y tengan aún más sabor.
 

Trucos para que tus rosquillas fritas no queden aceitosas
Lograrás que queden menos grasientas

Las rosquillas fritas son uno de los “placeres culposos” que más comúnmente nos damos. Se trata de una receta muy sabrosa y que podemos acompañar con una gran variedad de cubiertas como chocolate, nueces y merengue, entre otros.

Pero uno de los principales problemas es que en algunos casos absorben demasiado aceite y esto hace que tengan más calorías y no tengan tan buen sabor.

Para resolver esto, hemos decidido darte algunos trucos con los que podrás seguir la receta sin que tengan tanta grasa, como consecuencia de absorber demasiado aceite.

Son trucos muy fáciles de emplear, así que apenas los leas podrás entenderlos y aplicarlos a tus rosquillas.



10 consejos para hacer rosquillas fritas a la perfección


 
  1. El primer truco está en el tipo de aceite. Asegúrate de usar aceite extra-refinado, ya que estos son menos absorbidos por los alimentos al momento de freír.
  2. Antes de freír tus rosquillas, asegúrate que tu masa esté seca, si está demasiado húmeda hay altas probabilidades de que se deshaga al freírla.
  3. Tanto para hacer rosquillas fritas como para cualquier otra cosa que frías, el principal truco consiste en tener el aceite lo más caliente posible. De esta manera, se fríen más rápido y hay menos tiempo de que el aceite las impregne.
  4. Para lograr lo anterior, precalienta por un tiempo el aceite. Si colocas las rosquillas al mismo tiempo que el aceite, estarás dando demasiado tiempo al mismo para bañarlas.
  5. Debes freír tus rosquillas en una sartén amplia y los suficientemente profunda como para que no sea necesario darles vuelta, si tienes una freidora, pues muchísimo mejor.
  6. También te recomendamos que uses un aceite que esté lo más limpio posible. Esto evitará que se adhieran a las rosquillas fritas elementos indeseados. Además esto hará que no haya olores ajenos de pequeños trozos de comida que se quemen y afecten el olor de tus rosquillas.
  7. Cocina las rosquillas de dos en dos o de tres en tres, esto hará que estés más atento a cada una y puedas sacarlas del aceite justo a tiempo.
  8. El consejo anterior también ayudará a que la temperatura del aceite se mantenga siempre estable y no haga que unas rosquillas fritas queden más grasosas que otras.
  9. No escatimes en papel absorbente cuando las retiras del aceite, tanto por debajo como por encima de las mismas.
  10. Mucha gente suele usar el mismo papel para todo el proceso, pero nuestra recomendación es que lo cambies al menos una vez y las dejes reposar el tiempo suficiente.
 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados