Los mejores trucos para hacer un bizcocho esponjoso

Conseguir cocinar un bizcocho esponjoso, con textura y grosor adecuados, implica conocer algunas de las indicaciones sobre los ingredientes y su preparación.

Los mejores trucos para hacer un bizcocho esponjoso
Ajustar bien las proporciones de los ingredientes y el tiempo de horneado son algunos de los consejos

Hacer un bizcocho esponjoso no es fácil. A pesar de las múltiples formas que existen de cocinar este postre, todas requieren de unos ingredientes básicos, como son la harina, los huevos y el azúcar. Aun así, el resultado no siempre es el mismo y suele ocurrir que salgan dos bizcochos de apariencia distinta para una misma receta.

Por ello, debemos conocer algunos trucos para cuando vayamos a cocinar un bizcocho. Por ejemplo, separar o no las yemas del huevo, tratar el molde para que no se pegue, no abrir el horno mientras se cocina, o utilizar levadura para hacer la masa son algunos de los consejos más frecuentes.

 

Trucos para hacer un bizcocho esponjoso

hacer-un-bizcocho

Conocer los ingredientes y ajustar las proporciones

Para que el bizcocho no quede crudo por dentro, es muy recomendable, en primer lugar, tener claros cuáles son los ingredientes que no pueden faltar, como son los huevos, la harina y el azúcar. Y nos podemos olvidarnos de un ingrediente indispensable: la levadura, para que la masa suba y obtengamos un bizcocho esponjoso.

Pero conocer los ingredientes nos servirá de poco si no sabemos cuáles son sus proporciones. Para ello, seguimos las indicaciones de la receta de bizcocho de Karlos Arguiñano en Hogarmania: sirviéndonos del recipiente vacío de un yogur, emplearemos 2 medidas de azúcar y 3 medidas de harina por cada 3 huevos, junto con 16 gramos de levadura, para un bizcocho de 4 personas.

Batir bien la masa

La apariencia del interior de un bizcocho bien hecho obedece también al proceso de batido. El objetivo es que la masa contenga mucho aire. En este sentido, Directo al paladar nos indica que el uso de huevos enteros, sin separar la yema de la clara, no afecta al resultado final.

Por otro lado, batir los huevos y el azúcar a la vez cuesta más trabajo. Si no disponemos de un robot de cocina, podemos calentar el cuenco apoyándolo sobre agua caliente con otro recipiente para acelerar esta fase de preparación.

Cuando hayamos terminado, incorporamos inmediatamente la harina para no perder el aire ya incorporado.

Preparar el molde

Es imprescindible para obtener un bizcocho esponjoso y de apariencia perfecta untar el molde de mantequilla y espolvorearlo con harina, para facilitar que este no se quede pegado a la superficie. Se recomienda realizar este paso antes de batir la masa para mantener el aire, como hemos mencionado anteriormente.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados