Trucos de ahorro de batería de móvil que no sirven

¿Te preocupa el ahorro de batería en el móvil? Si es así, es mejor que conozcas los falsos trucos que dicen mejorar el consumo de energía, ¡algunos hasta podrían aumentar el gasto!

Trucos de ahorro de batería de móvil que no sirven
Algunas de las prácticas más comunes empeoran el rendimiento de la batería.

Cada vez son más habituales todos los consejos relacionados con el ahorro de la batería y la optimización del teléfono móvil. Aunque ciertas prácticas pueden resolver bastantes problemas, otras dan lugar a muchos fallos que pueden acabar en algo serio, por eso lo mejor es no hacer siempre todo lo que se ve.

Para resolver los casos en los que un Smartphone se queda sin batería, es necesario contar con la ayuda del soporte técnico de la marca, y además, saber unas cuantas cosas sobre el funcionamiento del teléfono. Vamos a desvelar cuáles son esas falsas prácticas que se utilizan con el fin de maximizar el ahorro de batería.

5 falsos trucos que no ayudan al ahorro de batería


1. Detener las apps en segundo plano

Contrariamente a lo que se cree, las aplicaciones que se encuentran trabajando en segundo plano pueden ocasionar un consumo bastante mayor si vuelven a ser abiertas. Por eso, cuando escogemos detener su ejecución pensando que así se ahorra batería, estaremos dando pie a que el gasto sea mayor cada vez que se inicien de nuevo.

2. No cargar el móvil hasta que se haya agotado por completo la batería

Esta práctica tiene su explicación en las viejas baterías, que perdían parte de su capacidad máxima si no se dejaban descargar primero. Desde hace bastante tiempo, los móviles actuales usan la tecnología de iones de litio, que funciona de un modo muy diferente y no requiere de ningún límite de descarga en sus baterías para volver a funcionar correctamente.

3. Evitar que la pantalla se quede encendida

Existe la creencia general, de que por lógica, un teléfono móvil gastará más batería si su pantalla permanece encendida por largos períodos de tiempo. Aunque en los casos más extremos se produzca pérdida de energía, el encendido intermitente de una pantalla que se apaga sola cada pocos segundos, consume muchísima más batería.

4. Abusar de las aplicaciones de ahorro de energía

El software que se dedica a optimizar el rendimiento tanto del teléfono como de la batería, puede ser muy útil en ciertas situaciones, pero no siempre es garantía de éxito. Al contrario, con el uso de estos programas en segundo plano, lo que al final se consigue es un gasto continuo en energía y una carga mayor para la memoria del teléfono.

5. Dejar el teléfono cargando durante muchas horas acaba con la batería

Muchas personas siguen creyendo que tras dejar el móvil cargando toda la noche o por largos períodos de tiempo, tanto la batería como los componentes se podrían dañar. En el pasado, las baterías antiguas tendían a sobrecargarse y dañar los dispositivos, pero con la tecnología actual, los smartphones no sufren apenas consecuencias, siempre que no se abuse de esta práctica.

Ahora que hemos despejado varias de las cuestiones más polémicas sobre las prácticas que conllevan el ahorro de batería, podrás usar el móvil con mucha más tranquilidad. De cualquier modo, a pesar de que los adelantos tecnológicos han aportado muchos avances en seguridad y durabilidad, es responsabilidad del propio usuario el utilizar el teléfono de forma apropiada, por lo que todo uso intensivo tendrá sus consecuencias a la larga.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados