Los trabajos más raros, a los que nadie podría resistirse

Entre los trabajos más raros del mundo tenemos los de probador de colchones, catador de vino, chocolante o cerveza, o abrazador de pandas.

Los trabajos más raros, a los que nadie podría resistirse
Hacer todos los días lo que más nos gusta es un sueño al que todos aspiramos

Ir a la oficina no tiene por qué ser aburrido. Hoy en día podemos encontrar un montón de trabajos raros que no nos podríamos ni imaginar que existen, Sin embargo, pueden ser el sueño para muchas personas ya que les permitirían hacer todos los días lo que más les gusta.

En este artículo descubriremos algunos de los trabajos más raros del mundo. Quién sabe, quizás después de leerlo te plantees un giro en tu vida profesional.

Los trabajos más raros para los amantes de la comida y la bebida

Si lo tuyo es comer y beber y siempre estás buscando nuevos locales quizás te interese uno de estos trabajos raros, aunque yo particularmente prefiero llamarlos “diferentes”:

  • Catador de vinos sobre ruedas. ¿Quieres catar vinos mientras haces un viaje por carretera? La empresa estadounidense Union Wine & Co busca candidatos.

 

  • Catador de chocolate. A nadie le amarga un dulce, y menos si te pagan 60.000 dólares al año por probar diferentes tipos de chocolate y bebidas de cacao. Hace unos meses el grupo Mondelez International publicaba una oferta así de golosa.

 

  • Catador de cervezas. Sé de unos cuantos que estarían encantados de probar las cervezas antes que nadie. Muchas cervecerías contratan personas para que prueben estas bebidas antes de que salgan al mercado. El año pasado por esta época salía una oferta de empleo del Museo Nacional de Historia Americana del Instituto Smithsoniano en la que ofrecían 4.500 euros al mes.

 

Los trabajos más raros para los amantes de los animales

A otras personas lo que realmente les atrae son los animales. Pues para ellas también hay un par de trabajos raros:

  • Cuidador de crías de canguro. El gobierno australiano ofreció este empleo tan tierno para turistas jóvenes.
  • Cuidador de crías de panda. Estos adorables animalitos necesitan que les den mucho cariño cuando son pequeños. Solo por abrazarlos el Giant Panda Protection and Reserach Center paga casi 28.000 euros al año.

 

Los trabajos más raros te están esperando

¿Todavía no has encontrado ninguno que se ajuste a tus gustos? Seguimos intentándolo.

  • Probador de camas de lujo. ¿Se te pegan siempre las sábanas? Con este empleo nadie te despedirá cuando te cueste salir de la cama. La empresa de mobiliario de lujo Simon Horn Ltd pagó a una bloguera 1.000 libras para que durmiera durante un mes en una de sus camas. Y algunos hoteles también contratan a personas para que testen la comodidad de sus camas.

 

  • Escultor de Lego. Esas pequeñas piezas tienen seguidores por todo el mundo que normalmente construyen las maquetas en sus momentos de ocio. Pero muchas tienen la suerte de pasarse el día creando nuevos modelos para la empresa danesa.

 

  • Probador de toboganes acuáticos. Otro trabajo para divertirse como un niño. El trabajo consiste en probar estas atracciones para ver si la velocidad que se alcanza es suficiente como para garantizar la diversión al público que lo va a utilizar posteriormente.

Como ves hay un montón de trabajos raros que se pueden convertir en una forma muy amena de ganarse la vida.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados