¿Trabajas a distancia? 5 consejos para aumentar tu rendimiento

Trabajar a distancia no es fácil, es necesario automotivarse y evitar múltiples distracciones. Hoy te traemos 5 consejos clave con los que conseguirás aumentar tu rendimiento de trabajo.

¿Trabajas a distancia? 5 consejos para aumentar tu rendimiento
Mejora tu productividad y aprende a separar tu vida laboral de la personal

Mantener un buen rendimiento si trabajas a distancia es una tarea algo complicada, ya que el trabajo puede resultar aburrido y monótono, lo que también puede hacerte perder la motivación.

La falta de actividad social al no trabajar en una oficina con otros compañeros, también puede jugar en tu contra y puede ayudarte a perder la concentración.

Para conseguir el máximo rendimiento posible, debes organizar muy bien tu trabajo y tus responsabilidades. A continuación te damos algunas sugerencias que seguro fomentarán tu productividad.
 


5 trucos para potenciar tu rendimiento



1. Delimita tu propio espacio de trabajo

Trabajar a distancia supone crear tu propio espacio de trabajo, y este es uno de los principales factores que puede fomentar tu rendimiento o todo lo contrario.

La clave está en elegir bien tu espacio y adaptarlo a tus necesidades laborales. Sobre todo, elige un espacio cómodo y bien iluminado, donde puedas trabajar sin distracciones o interrupciones.

Si trabajas en casa, por ejemplo, evita hacerlo en tu zona de descanso, por ejemplo, el dormitorio o la sala de estar. De esta forma podrás separar tu zona de descanso de la de trabajo, algo esencial para un trabajo productivo y un buen descanso.
 

2. Establece una rutina

La solución más eficaz para evitar distracciones es establecer una rutina de trabajo y unos horarios a los que seas realmente fiel. Cuando trabajas a distancia es muy importante que aprendas a administrar muy bien tu tiempo, ya que al tener una mayor flexibilidad corres el riesgo de no controlar bien tus horarios.

Si es necesario, levántate antes para planificar bien tu jornada de trabajo. Establece unas tareas diarias, el tiempo que puedes dedicar a cada una y, por supuesto, tus tiempos de descanso.

Lo ideal es que des prioridad a las tareas más complicadas, y dejes las más sencillas para el final de tu jornada, cuando tus niveles de concentración decaen.
 


3. Márcate unas metas y objetivos

Para optimizar al máximo tus horas de trabajo debes evaluar también tu desempeño. Para ello, es importante que establezcas unos objetivos y unas metas diarias o semanales.

De este modo, tu productividad solo podrá ir en aumento, además de establecer prioridades, conseguirás finalizar tus tareas más fácilmente y evitarás arrastrar trabajo.
 


4. Descansa cada cierto tiempo

Aumentar tu rendimiento también implica fijar unos tiempos de descanso en tu rutina diaria. Eso sí, aprovecha estos momentos para realizar otras actividades que no tengan nada que ver con tus tareas de trabajo, desde practicar ejercicio hasta pasear, leer o ver televisión.
 


5. Sal de casa

Si trabajas desde tu propia casa necesitarás reavivar tu actividad social, ya que tu trabajo se puede tornar solitario lo que puede afectar negativamente a tu rendimiento, ya sea por pesadez, aburrimiento o rutina.

Para evitarlo lo mejor es salir de casa o de tu espacio de trabajo, ir a tomarte un café o quedar con los amigos.

Hay quien prefiere ir de vez en cuando a trabajar a una cafeteria o a una biblioteca. Actualmente, también existen los espacios co-working, que se han tornado bastante populares entre empresas emergentes y jóvenes emprendedores que trabajan a distancia.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados