¿Pensando en tomarte un año sabático? Ideas y razones para hacerlo

Tomarnos un año sabático puede ser beneficioso, ya que no solo descansaremos, sino que también volveremos con ánimos renovados y nuevas experiencias. 

¿Pensando en tomarte un año sabático? Ideas y razones para hacerlo
Podemos viajar o hacer voluntariado

Muchas veces oímos hablar de personas que han decidido cogerse un año sabático. Durante ese tiempo, dejan a un lado sus responsabilidades laborales o de estudios y se dedican a sí mismas. Algunas invierten su tiempo en viajar. Otras simplemente quieren tener tiempo libre para hacer lo que les apetezca.


Pero también es común que ciertos profesionales empleen ese año sabático para formarse, como es el caso de profesores universitarios. En estos casos es frecuente que sigan cobrando un sueldo.



¿Qué puedo hacer durante un año sabático?



Durante ese año sabático hay un montón de formas para pasar el tiempo libre:

  • Viajar. Si eres estudiante y o tienes mucho dinero, puedes probar a inscribirte en algún programa de intercambio.
  • Hacer prácticas profesionales. De esta forma, cuando retomes los estudios estarás más preparado.
  • Reciclarse. Si ya estás trabajando, puedes aprovechar para hacer esos cursos para los que nunca tenías tiempo.
  • Trabajar como voluntario en alguna ONG. Hay un montón de programas donde son bienvenidas todas las personas. Siempre se necesitan voluntarios para reconstruir ciudades tras una catástrofe, para servir comida en comedores sociales o para enseñar a personas en riesgo de exclusión social.

Por qué tomarse un año sabático



Aunque a lo padres pueda parecerles una barbaridad, tomarse un año sabático entre el Instituto y la Universidad puede ser una buena decisión si se emplea el tiempo de forma correcta. Viajar al extranjero, por ejemplo, abre la mente y ayuda a aprender nuevos idiomas. 


En el caso de las personas que deciden hacer un alto en su trabajo, también puede resultar beneficioso. Si estás dudando, piensa en lo que ganarás:

  • Puedes desconectar de la rutina.
  • Tu nivel de estrés se reducirá.
  • Tendrás tiempo para estar contigo mismo y descubrir qué es lo que quieres hacer con tu vida realmente.
  • En caso de que decidas pasar un tiempo solo, valorarás más la compañía de los tuyos.
  • Si viajas al extranjero, aprenderás nuevas costumbres, vivirás nuevas experiencias y conocerás gente nueva. 
  • Si aprovechas bien el tiempo, seguro que vuelves con otra mentalidad.

Como ves, tomarse un año sabático puede jugar a nuestro favor. Pero antes de tomar la decisión, analiza bien qué quieres hacer y qué pretendes conseguir. Tirarse en el sofá a ver la tele no es la mejor forma de aprovechar ese tiempo tan valioso.

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados