Todo lo que necesitas comprar para hacer bufandas de punto

Para hacer una bufanda de punto con lana gruesa el número adecuado de las agujas será entre el 4 y el 6.

Todo lo que necesitas comprar para hacer bufandas de punto
Entre unos 150 g y 250 g de lana dan para hacernos una bufanda

Se aproxima el invierno y poco a poco va haciendo falta más ropa de abrigo. Abrimos el armario y nos encontramos con los complementos del año pasado, o mejor dicho, de hace varios años.

Nos apetece para esta temporada innovar nuestro vestuario con alguna prenda elaborada por nosotros mismos. Las bufandas de punto son una de las opciones más asequibles, tanto económica como artesanalmente, ya que a menudo nuestra destreza con lana y agujas es de lo más justita.

El recurso más socorrido es tejer la bufanda con lana gruesa, ya que de esta manera en poco tiempo avanzamos muchísimo y podemos ventilarnos nuestra creación en apenas unos días.

Para un adulto, las medidas normales que suele tener una bufanda son de unos 20 cm de ancho y más o menos 1,20 m de largo. En caso de que el destinatario de nuestro arte en la realización de bufandas personalizadas sea un niño, el tamaño ideal es de 10 cm de anchura por 90 cm de largo.

 

Materiales necesarios para tejer bufandas de punto


 

Lana

La lana puede ser de una gran variedad. Las hay de diseños diversos, con pelito, colores mezclados, efectos brillantes… Como indicamos antes, con la lana gruesa se termina antes la elaboración de la bufanda, dado el grosor del hilo. Este grosor lleva aparejado el tamaño de las agujas.

Cuando más gorda es la lana mayor grosor tienen las agujas. Así, una bufanda de lana gruesa debe elaborarse con unas agujas de un número entre el 4 y el 6. Normalmente en el ovillo suele indicar las agujas más óptimas para tejerlo. La cantidad de lana variará en función del tamaño que queremos darle a la bufanda.

Pero hablando de los estándares habituales, con entre unos 150 g y 250 podemos hacernos una bufanda. Lo que suelen ser dos ovillos. 

Para saber un poco más de las condiciones que deben tener lanas para tejer nuestra bufanda, mirad este enlace: cómo escoger la lana para tejer.

 

Agujas

Existe una amplia variedad de grosores de agujas para hacer punto. Se clasifican por números. Las hay desde el 1,5, que son las más finas, hasta el número 25. Como ya dijimos, dependerá del tipo de lana que queramos utilizar. Se recomienda a los principiantes usar el número 4 y 5.

Las agujas de metal se deslizan muy bien y ayudan a trabajar más rápido. Las de bambú o madera son suaves y no resbaladizas, ideales para no perder los puntos. También hay agujas circulares.

Se trata de agujas de plástico, cortas, unidas por un cable cuyo objetivo es, además de servir para tejer, ayudar a mantener la espalda en buena postura. Así podremos hacer nuestra bufanda de punto sin que el cuerpo sufra molestias. 

Las puntas también son importantes. Las afiladas son prácticas y muy útiles si se trabaja con bastante tensión. En cambio, las agujas de punta roma son las más adecuadas para tejer sin tensión, es decir, para los que tejen flojo. 

Aquí os dejo un tutorial muy interesante para aprender a hacer bufandas a dos agujas: elaboración de bufanda a dos agujas.
 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados