¿Qué tipos de facturas existen?

Según su contenido, datos incluidos, valor o forma de envío los diferentes tipos de facturas serán utilizados en cada una de las situaciones que lo requieran.

¿Qué tipos de facturas existen?
Deben presentarlas autónomos y PYMES

Todo trabajo realizado por un profesional autónomo o PYME debe quedar reflejado en un medio documental que sirva de justificante de la labor prestada. Estos serán los diversos tipos de facturas. El cliente abona la cantidad requerida y el autónomo o PYME deberá añadirla en su declaración trimestral del IVA.

Los tipos de facturas dependerán de una serie de características, como el contenido de las mismas, el valor de la factura, los datos incluidos en ellas o el método elegido para enviarlas.
 

Clasificación de los tipos de facturas

 

Tipos de facturas por su contenido

Ordinaria: Son las más comunes en el día a día. En ellas aparecen los datos de emisión, información del emisor y receptor, numeración correlativa de la factura, descripción del tipo de producto, importe, impuestos, total, forma de pago…

Rectificativas: Utilizadas corregir errores producidos al elaborar una factura. Un tipo de factura que debe tener idénticos datos que una factura común pero con la salvedad que indica que corrige otra. Lleva además su propia numeración correlativa.

Recapitulativas: Es un tipo de factura usada para unificar varias destinadas a un mismo cliente. Resultan de gran utilidad cuando por ejemplo son enviados de manera continua a lo largo del mes productos a un mismo cliente.

Tipos de facturas por su valor

Proforma: No tiene carácter comercial. La factura proforma representa un compromiso del valor de los servicios o productos adquiridos frente al cliente. Sin embargo, no tiene validez a nivel fiscal. Más bien es una especie de promesa de que respetarán los precios que aparecen en ella hasta la compra final.

Copia: Es un tipo de factura igual a la original, salvo que en ella aparece especificado que es una copia. Viene bien si el comprador necesita poseer este tipo de justificante en sus manos.

Duplicada: En este caso este tipo de factura se envía al cliente si ha perdido la factura original.

Tipos de facturas según el método de envío

Convencional: Es la factura por antonomasia. La de toda la vida en formato papel.

Electrónica: Con el desarrollo de la tecnología las facturas también se pueden enviar por medios telemáticos, sin necesidad de tener que entregar físicamente el documento en papel. Son las facturas electrónicas.
 

Tipos de facturas según el tipo de información

Completas: Como muy bien indica su nombre, en ellas aparecen todos los datos necesarios.

Simplificadas: Se trata de documentos justificantes de carácter sencillo, donde no están incluidos los datos fiscales del destinatario de la factura, salvo que expresamente lo solicite este. Son muy utilizadas por las PYMES. No obstante, solo pueden emitir facturas simplificadas las empresas autorizadas a ello, y únicamente en casos muy concretos.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados