Los 10 tipos de conductores más comunes en las carreteras españolas

Los 10 tipos de conductores más comunes en las carreteras españolas

Los menores de 24 sufren más accidentes

Desde el conductor novato al dominguero pasando por el kamikaze, en las carreteras podemos encontrar 10 tipos de conductores diferentes.

¿Quieres ser el primero en enterarte de todo?

Completa los campos y obtén las últimas novedades de la actualidad financiera

Al clicar, doy mi consentimiento para recibir comunicaciones de marketing directo enviadas por miportalfinanciero.es

Aceptar

Tipos de conductores hay muchos...


Conductor. Dícese de “la persona que maneja el mecanismo de dirección o va al mando de un vehículo”. Esta escueta descripción es la que podemos encontrar en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Pero todos sabemos que no hay un único perfil. Tipos de conductores hay muchos, y cada uno puede encajar en una clasificación en función de su sexo, edad o comportamiento al volante.

Si tenemos en cuenta que un conductor es toda aquella persona que cumple los requisitos legales para conducir un vehículo a motor, podemos establecer los diferentes tipos de conductores que circulan por las carreteras de nuestro país.

1. El conductor novato


Por su L los reconoceréis. Son los conductores que tienen menos de un año de carné. Los hay de dos tipos:

  • Los inseguros. Intentarán por todos los medios que la L permanezca pegada en la luna trasera. Los nervios les traicionan malas jugadas, y en ocasiones se les cala el coche o se saltan alguna señal. No les pites o se pondrán más nerviosos. 
  • Los exceso de confianza. La L reposa siempre en la bandeja y se creen que saben conducir mejor que Fernando Alonso. 


2. El conductor joven


He creído convenientes dedicar un apartado a estos tipos de conductores porque son los que tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente. El 15% de los jóvenes europeos con edades comprendidas entre los 15 y lo 24 años mueren en accidentes de tráfico. Por regla general, estos conductores tienen una menor percepción del riesgo y creen que no les va a pasar nada porque confían en su destreza al volante. La realidad es bien distinta, y durante el segundo y tercer año de permiso aumentan las posibilidades de sufrir un accidente.

3. El conductor compulsivo


Ese tipo que pita en el mismo instante en que el semáforo cambia a verde, sin darnos opción si quiera a meter la marcha. También nos pitará si paramos en un paso de cebra para dejar pasar a los peatones o si vamos más despacio que él, aunque vayamos a la velocidad de la luz. Por cierto, los reconocerás porque están detrás de esos faros que te alumbran si vas por el carril izquierdo a 140 kilómetros por hora. Ellos van siempre más rápido. 

4. El conductor agresivo


Es como el anterior, pero con malas pulgas. Las autopistas son circuitos de carreras y las calles de la ciudad, su tramo de rally particular. Siempre, siempre, están de mal humor. Así que cuidado si te topas con uno de ellos.

5. El conductor irresponsable


Es el prototipo de la mala actitud al volante, ya que se caracteriza por no cumplir las normas de circulación:
  • No se abrocha el cinturón.
  • No respeta los límites de velocidad.
  • Bebe alcohol aunque sepa que después tiene que conducir.
  • Es capaz, incluso, de llevar a niños en el coche sin los debidos sistemas de retención infantil. 

6. El conductor kamikaze


Es de los más peligrosos (sólo superados por los agresivos) con los que nos podemos encontrar. Estos tipos de conductores circulan en dirección contraria, y si llegan a chocar con alguien, el accidente suele ser mortal. Las estadísticas revelan que las víctimas mortales son los ocupantes de los coches con los que chocan. 

La Fundación Española para la Seguridad Vial los clasifica, a su vez, en 10 subtipos:
  • El pagado. Participa en apuestas. 
  • El desequilibrado. No distingue entre el bien y el mal y disfruta viendo cómo otros conductores lo pasan mal por su culpa.
  • El violento. Busca el liderazgo.
  • El resentido. Su única intención es causar daño a otros. Ya ha tenido problemas con la justicia anteriormente.
  • El aburrido. La conducción temeraria es lo único que le hace salir de la rutina.
  • El toxicómano. Conduce bajo los efectos de drogas y/o de alcohol. 
  • El imitador. No necesita definición. 
  • El erróneo. Se convierte en kamikaze por una distracción o una mala señalización.
  • El fugado. Se mete en sentido contrario al tratar de huir de la policía. 
  • El suicida. Quiere quitarse la vida, y no le importa a quién se va a llevar con él. 

7. El conductor pasivo


Va a su ritmo, y si le pitan para que vaya más rápido, ni se inmuta. Suelen ser bastante tranquilos, por lo que tratan de evitar los enfrentamientos. Para él la seguridad es lo más importante. 

8. El dominguero


Otros los llaman los abuelos, aunque no tienen por qué ser personas mayores. Se diferencian de los anteriores en que van excesivamente lentos, incluso por debajo del mínimo permitido. Si no los adelantas, te da la impresión de que nunca vas a llegar a tu destino. Por cierto, no te empeñes en que pasen primero en un cruce por más que ellos tengan preferencia. Hasta que no vean la vía despejada no van a arrancar. En ocasiones se despitan.

9. El conductor descortés


Nunca te va a ceder el paso y jamás se para en un paso de peatones. Por cierto, no esperes que te dé las gracias si le cedes el paso. Si hay un charco, apártate, porque no tomará ni la más mínima precaución para no salpicar.

10. El conductor normal


Por suerte, la mayoría de los conductores encajan en este perfil la mayor parte del tiempo. Suelen conducir tranquilos y adaptar la conducción al estado de las carreteras y del tiempo. Respetan las señales, los semáforos, e incluso paran en algún que otro paso de peatones. No suelen dar mayores problemas.


Si quieres saber a cuál de estos tipos de conductores perteneces, prueba a hacer este test

También te puede interesar: