¿Qué tipos de cobertura puedo contratar con el seguro de coche?

¿Conoces las coberturas que puedes elegir en tu seguro de coche? La única cobertura obligatoria es la Responsabilidad Civil Obligatoria. Pero te recomendamos que sepas cuáles son las principales. 

¿Qué tipos de cobertura puedo contratar con el seguro de coche?
Uno de los aspectos fundamentales de la póliza de seguro son las coberturas

A la hora de elegir un seguro de coche, es fundamental que conozcas los diferentes tipos de cobertura que existen. La única cobertura que es obligatoria por ley para todos los propietarios de un vehículo es la responsabilidad civil.

En Mi Portal Financiero sabemos que existen muchas pólizas de seguros en el mercado, y se hace muy complejo encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Por eso queremos echarte una mano y resolver tus dudas al respecto de las coberturas.

Para comenzar, hay que recalcar que no todos los seguros de coche son iguales. A la hora de contratar una póliza, uno de los aspectos principales a considerar son las coberturas que incluyen.



Qué es una póliza de seguro de coche


 
Es importante aclarar los conceptos más básicos, entre ellos, qué es una póliza de seguro. Es un documento que refleja y determina las coberturas que tendrán tanto el vehículo como la persona, en caso tener un accidente o verse involucrado en uno.

Establecerá los derechos que tenemos por contratar una opción concreta, reflejará las indemnizaciones y determinará toda la información completa del coche asegurado, y también de las personas incluidas en el seguro.

Aunque puede variar según compañías, existen 4 tipos principales de seguros que incluyen cosas diferentes: seguro a terceros, seguro a terceros ampliado, seguro a todo riesgo y seguro a todo riesgo con franquicia.



Tipos de coberturas según cada póliza

 
 
  • Seguro a terceros: este tipo de póliza está destinada a cubrir los daños que provoquemos a otros cuando seamos nosotros los que causemos el accidente. Incluye el seguro de la Responsabilidad Civil Obligatorio por ley, que es necesario en todo tipo de pólizas.
 
Y se completa con el seguro de Responsabilidad Civil Voluntaria, con la defensa jurídica del asegurado si fuera necesario y un Seguro del Conductor para los daños que suframos.

 
  • Seguro a terceros ampliado: que se le conoce como seguro a terceros combinado, incluye las coberturas arriba mencionadas y las complementa cubriendo los daños que se hayan producido en la luna, el posible robo y las consecuencias de un incendio.
En algunas pólizas muy completas, pueden aparecer las coberturas de asistencia al conductor, la asistencia en viaje o la reclamación por daños resultados de hechos extraordinarios.

 
  • Seguro a todo riesgo: incluye los daños mencionados en las otras dos pólizas de terceros y además se completa con los daños propios. Que son aquellos que haya sufrido nuestro vehículo y de los que seamos responsables. 
En ocasiones, puede cubrir daños como golpes de chapa  o ralladuras e incluso de mayor gravedad como el siniestro total.

Dependiendo de la aseguradora, puede tener coberturas más completas como el subsidio por privación del permiso de conducir, responsabilidad civil en remolques y caravanas o la defensa en multas de tráfico.

 
  • Seguro a todo riesgo con franquicia: es muy parecido al anterior pero se diferencia en la forma de pago. La franquicia es lo que se paga al asegurado si se produce un siniestro  del que ha sido culpable. Esta cantidad será establecida  previamente como franquicia y el resto lo abonará la compañía aseguradora.

Es importante que tengas en cuenta que cada aseguradora establece sus pólizas teniendo en cuenta sus criterios y  tipos de coberturas, así que es muy normal que no encontremos las mismas condiciones en cada seguro de coche.

Te recomendamos que este aspecto lo analices y valores muy seriamente antes de elegir el seguro de automóvil que más te conviene. 


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados