¿Cuántos tipos de amortización existen en España?

Podemos acceder a varios tipos de amortización, aunque el más empleado en nuestro país es el método francés o de cuotas constantes.

¿Cuántos tipos de amortización existen en España?

Cuando pedimos un préstamo en el contrato aparecerá el número de meses o de años durante los cuales tenemos que pagarlo, normalmente mediante cuotas mensuales.

Eso se conoce como amortización y en función de las características de nuestro préstamo puede variar.

A continuación haremos un repaso por los diferentes tipos de amortización que existen en España.
 



Cuáles son los diferentes tipos de amortización

 

1. Método de cuotas constantes o francés  


De todos los tipos de amortización que existen es el más empleado en nuestro país. Pedimos un préstamo y tenemos que pagar una cantidad fija cada mes. Al principio pagaremos sobre todo intereses, y al final empezaremos a amortizar capital.

Para calcular el importe total a pagar se suman la cantidad pedida y los intereses generados.  

 

2. Método de amortización al vencimiento o americano 


En las cuotas solo se pagan los intereses y no es hasta la última cuota que hay que devolver el capital (junto con los intereses correspondientes a ese último pago).

Estos tipos de amortización tienen el peligro de que si no nos organizamos bien, llegada la fecha puede que no tengamos ese dinero. Por eso lo que se suele hacer en estos casos es abrir una cuenta de ahorro donde se van haciendo ingresos que destinaremos a ese pago final.

 

3. Método italiano o de amortización constante de capital 


Cada mes pagamos una cantidad de dinero fija en la que está incluido el capital. Como el principal ya se va reduciendo desde el principio, poco a poco vamos a ir pagando menos intereses.

 

4. Cuota creciente


Como su propio nombre indica, empezaremos pagando una cantidad que aumentará conforme vaya pasando el tiempo.

Está bien si ahora mismo andamos mal económicamente pero sabemos que dentro de un tiempo la situación va a mejorar. 

 

5. Cuota decreciente 


Ocurre lo contrario que en el caso anterior. Como todos los meses se va amortizando capital, los intereses se van reduciendo y con ello, las cuotas. 


 

6. Cuota fija con plazo de amortización variable



La parte buena es que aunque el tipo de interés suba, seguiremos pagando siempre la misma cuota.

Lo malo es que esa cantidad que dejamos de pagar se va sumando y se van añadiendo nuevas cuotas, con lo que al final tardaremos más tiempo en pagar el préstamo. 

 

Tipos de amortización anticipada


Cuestión aparte es la amortización anticipada, que es cuando destinamos una cierta cantidad de dinero a amortizar un préstamo. Hablamos entonces de dos tipos de amortización:
 
  • Parcial: Liquidamos parte de la deuda, ya sea reduciendo el plazo o el importe de las cuotas.
 
  • Total: Pagamos de golpe toda la deuda antes de que finalice el periodo establecido.

En ambos casos debemos tener cuidado y ver si la entidad financiera con quien tenemos contratado el préstamo nos va a cobrar comisiones por cancelación (pueden llegar a ser del 3%).


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados