¿Tienes más de 40 años y quieres emprender?

Si ya pasas los 40 y estás pensando en emprender, hoy te presentamos las ventajas y los inconvenientes de hacerlo. También te proponemos algunas consideraciones a tener en cuenta antes de comenzar con tu negocio. ¿Quieres saber cuáles son?
 

¿Tienes más de 40 años y quieres emprender?
Los pros y los contras de emprender después de los 40


Emprender no solo es cosa de jóvenes y es que, a la hora de montar un negocio, la edad no es un factor que realmente importe. Por eso debes saber que si tienes más de 40, emprender no tiene porqué ser sinónimo de insensatez.

De hecho, cada son más los que con motivo de la crisis económica buscan sacar adelante su propio negocio, aprovechando los conocimientos y experiencia adquirida durante su anterior vida laboral.

Hecho que les permitirá evitarse los típicos fallos de aquellos que empiezan más jóvenes.

Si tienes más de 40 años y estás dispuesto a emprender un nuevo negocio, a continuación te desvelamos todos los pros y los contras de hacerlo, así como algunas reflexiones que te pueden ser de gran ayuda a la hora de emprender.

Muchos ya consiguieron el éxito con más de 40 años y ahora te toca a ti. ¿Te animas a emprender?


¿Quieres emprender y tienes más de 40 años?


Ventajas de emprender a los 40

  • Cuentas con un marco de referencia más amplio: a mayor edad mayor número de experiencias profesionales, las cuales te ayudarán en el momento de tomar decisiones. Toda la experiencia laboral que has ido adquiriendo durante estos años te ha aportado conocimientos y errores, los cuales te ayudarán a identificar los riesgos, las oportunidades y a afrontar aquellos desafíos que puedan surgir en tu propio negocio de una forma mucho más sencilla.

  • Podrás contar con una mayor seguridad financiera: aunque esto no siempre sea cierto, las cifras hablan y por tanto, es más posible que un emprendedor de más de cuarenta años cuente con algunos ahorrillos o con cierto respaldo financiero. Hecho que supone un alivio durante las primeras etapas de la empresa.

  • Poseer un mejor conocimiento de las debilidades y fortalezas propias: la trayectoria y experiencia laboral te habrán permitido averiguar qué cosas se te dan mejor y qué es aquello en lo que no eres tan bueno. Por lo tanto, te resultará más sencillo saber qué tareas eres capaz de realizar por ti mismo y cuáles son aquellas en las que debes delegar.

 

Inconvenientes de emprender a los 40

  • La consolidación de los hábitos: cuando se superan los 40 es más común mostrarse menos receptivo hacia las ideas más innovadoras o que resulte complicado manejarse con determinadas tecnologías. Del mismo modo, emprender a partir de los cuarenta supondrá romper con muchas de tus rutinas y adquirir nuevos rumbos, los cuales puede que no le sienten bien a tu negocio si no eres una persona resistente.

  • La falta de apoyo: puede que tus amigos y familiares no vean con tus mismos ojos el negocio que quieres emprender, que duden de tus capacidades y que no confíen en que la idea pueda salir adelante y vaya a funcionar. Si esto sucede, evita los conflictos y resentimientos e intenta comunicarles con la mayor sinceridad tus ideas y ambiciones para que cambien de opinión y te apoyen.

  • La resistencia ha disminuido con el paso de los años: según se suceden los años la energía de las personas disminuye. La puesta en marcha de un negocio requiere mucha energía física y mental. Es recomendable que te cuides y conozcas bien cuáles son tus limitaciones si quieres que tu negocio no te desborde tanto física como mentalmente.

 

Consideraciones a tener en cuenta antes de emprender con más de 40 años

  • Valora tus capacidades y posibilidades.

  • Realiza un análisis detallado en el que aparezcan los gastos de la iniciación y gestión de tu negocio.

  • Realiza una investigación de mercado en la que incluyas a la competencia. De este modo podrás conocer mejor los riesgos y las oportunidades de tu negocio.

  • Analiza tu situación financiera

  • Ponte en contacto con otros emprendedores del mismo sector y consigue así superar las dificultades que suelen aparecer en el tipo de negocio que vas a emprender.

  • Utilizar y aprovechar tus habilidades y cualidades especificas será toda una ventaja a la hora de comenzar con tu negocio. 


 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados