¿Tienen que declarar las retenciones del IRPF todos los autónomos?

La Reforma Fiscal de 2014 redujo al 15% las retenciones del IRPF que se aplican a los autónomos con carácter general en sus facturas.

¿Tienen que declarar las retenciones del IRPF todos los autónomos?
Hacienda es la que establece las retenciones del IRPF


Las retenciones del IRPF pueden parecer un mundo para quienes no entienden de impuestos. Los trabajadores por cuenta ajena lo tienen más fácil, puesto que la nómina les llega ya hecha y no tienen que preocuparse.

Sin embargo, hay autónomos que aún no tienen muy claro si están obligados o no a declarar el IRPF.

Los autónomos, por norma general, deben incluir retenciones del IRPF en sus facturas. Se entiende por este concepto a aquellos profesionales que están dados de alta en las secciones 2ª y 3ª del IAE (Impuesto de Actividades Económicas), referentes a actividades profesionales y actividades artísticas.

Con la Reforma Fiscal de 2014, el tipo de retención que se aplica en sus facturas con carácter general desde julio de 2015 es del 15%. 

También están obligados a hacer retenciones en sus facturas aquellos autónomos que por ejemplo desarrollen: Actividades forestales: un 2%; Actividades ganaderas de engorde de porcino y avicultura: un 1%;  Actividades agrícolas y el resto de actividades ganaderas: un 2%.
 

Retenciones del IRPF de los autónomos: consejos a considerar


1. Uno muy importante: en el caso de que más del 70% de las facturas realizadas lleven retenciones no se tiene que presentar la declaración trimestral del IRPF, modelo 130, ya que se está exento.
 
2. Las facturas realizadas a clientes particulares no tienen retención pues estos clientes no tienen que presentar a Hacienda declaraciones por retenciones.

Sólo se tienen que incluir en el caso de facturas emitidas a sociedades, personas jurídicas u otros autónomos (actividades empresariales o profesionales.
 
3. El dinero que corresponda a las retenciones del IRPF tiene que ser ingresado por nuestros clientes en Hacienda.

Aunque confiemos siempre en su buena gestión, nunca está de más que cuando termina el año les solicitemos los certificados de retenciones para que podamos ratificar así que tanto las cantidades ingresadas y declaradas por ellos sean las correctas. 
 


Retenciones del IRPF para nuevos autónomos

Como ventajas para los nuevos autónomos en actividades profesionales, el año en el que se dan de alta, así como los dos siguientes, tienen una retención del 7%, siempre y cuando durante el año anterior no hayan realizado ninguna actividad profesional.

Pasado este tiempo de beneficio, la retención se situará en el 15%.

Es requisito imprescindible el no haber estado dado de alta en ninguna actividad económica en el año anterior para obtener esta retención reducida temporal, la cual ayudará a tener más liquidez al beneficiario de la misma y por tanto estar en un poco de mejor situación económica a la hora de empezar su aventura.
 

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados