¿Qué es un testamento ológrafo?

En nuestro artículo de hoy podrás descubrir qué es el testamento ológrafo y cuáles son todos sus detalles.
 

¿Qué es un testamento ológrafo?
¿Te gustaría saber de qué se trata?

Por si no lo sabías existen diferentes tipos de testamentos, cada uno con sus características y peculiaridades a través de los que dejar los bienes y propiedades en herencia. Uno de esos tipos de testamento, es el testamento ológrafo.

Si todavía no conoces este tipo de testamento y te gustaría saber cómo es y todas sus características, estás de suerte, porque a continuación te contamos todos los detalles sobre el testamento ológrafo.

Así conocerás de primera mano cómo se hace, en qué consiste y todas las peculiaridades que giran en torno al testamento ológrafo. 
 

Testamento ológrafo

  • ¿Qué es el testamento ológrafo?

Se trata del testamento que el propio testador escribe por sí mismo sin necesidad de la presencia de un notario, y que tiene validez siempre que se respeten los requisitos legales.

Al no realizarse ante notario existen una serie de inconvenientes, como son su falsificación, desconocimiento, extravío o destrucción. También al hacerse por el propio testador sin conocimiento jurídico, pueden llegar a existir errores que dificulten enormemente a la función hereditaria. Precisamente por esto, es bastante recomendable consultar a un abogado para otorgar este tipo de testamento. 
 

  • ¿Quién y cómo puede hacerlo?

Este testamento solo podrá ser otorgado por personas mayores de edad y para que tenga validez deberá ser escrito en su totalidad, firmado y fechado por el testador.

Si a lo largo del testamento aparecen palabras tachadas, emendadas o entre renglones será la firma del testador la que las salve. El testamento ológrafo puede estar escrito en el idioma propio del otorgante en caso de que este fuera extranjero.

Es importante saber que:

  • El testamento debe estar escrito de puño y letra y de arriba abajo por el testador, así como firmado por el mismo. No se permiten medios mecánicos o fonográficos, y tampoco huellas dactilares como firma, ya que la firma debe ser la habitual.

  • La firma solo es válida y afirma todo lo que aparezca antes que ella. Si en el testamento aparece escrito algo después de la firma, esa parte no tendrá validez, a no ser que se vuelva a firmar después de ese escrito.

  • La fecha también sirve como autógrafo. Se podrá escribir con letras o números indicando la fecha exacta. Si en el testamento no existe fecha, este se declara como nulo.

  • En el texto es vital que aparezca que se tiene la voluntad de estar haciendo ese testamento.

 

  • Protocolo del testamento ológrafo

Este texto es de carácter exclusivamente privado y expresa la voluntad de la persona que lo redacta. Por eso, para que se haga publico debe contar con unos requisitos de presentación, adveración y protocolización.

  • Presentación: El testamento deberá ser presentado al Juez de primera instancia del domicilio del testador o el lugar de la muerte del mismo, cinco años después desde el día del fallecimiento. Podrá ser presentado por la persona que lo tiene en su poder o por cualquiera que tenga interés en el mismo, como pueden ser los herederos o legatarios.

  • Adveración del testamento: El juez comprobará su veracidad, así como la identidad del testador. Se ayudará de tres testigos que conozcan su letra y firma. En caso de no existir los testigos, se llamará a un perito que coteje la firma y letra del testamento. Para todo ello se citará al cónyuge, los ascendientes, descendientes y hermanos si los hubiera.

  • Protocolización: Cuando el juez justifica la identidad y validez del testamento se protocoliza en los registros ante notario y se da una copia del mismo a los interesados.

 

  • ¿Cuál es su caducidad?

El testamento ológrafo caduca a los 5 años, contados desde el día de la muerte del testador para realizar los procesos anteriores. Si pasa este plazo el testamento no será válido. 

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados