Tengo una herida infectada, ¿cómo debo curarla?

¿Conoces los síntomas de una herida infectada? En nuestro artículo de hoy te enseñamos a detectar y tratar las heridas infectadas, aunque en estos casos siempre conviene ponerse en manos de un especialista.

Tengo una herida infectada, ¿cómo debo curarla?
Descubre cómo identificar una herida infectada y aprende a curarla


A lo largo de nuestra vida todos hemos sufrido heridas sobre nuestra piel. Unas veces más grandes o profundas, otras veces más leves o pequeñas, pero en general es algo que todos hemos padecido. Sin embargo, a veces, el proceso de curación no se desarrolla correctamente, dando lugar a una herida infectada.

No existen dos procesos de curación iguales, ya que en ellos inciden varios factores, como el tipo de herida, la piel y el desarrollo de cicatrización de esta o factores externos como los agentes contaminantes.

De todos modos e independientemente del proceso de curación, si queremos evitar acabar con una herida infectada, siempre es importante tener unos cuidados básicos de esta y mantener la higiene en la mayor medida de lo posible.

A continuación te enseñamos a identificar los síntomas de una herida infectada y a cómo tratarla. Recuerda que siempre que sufras algún tipo de malestar lo más conveniente es que acudas a tu médico, ya que él como especialista sabrá cómo ayudarte ante cualquier problema o complicación de la salud.
 

Todo lo que debes saber sobre una herida infectada


¿Cuáles son los signos de buena evolución en una herida?

Tras sufrir una incisión en la piel, ya sea por construcción, corte o herida quirúrgica, es conveniente prestar atención a la evolución de la herida, ya que durante el proceso de cicatrización se pueden dar ciertos síntomas que indican que todo funciona correctamente o no.

Los signos que indican que una herida abierta evoluciona favorablemente son:

  • La herida muestra un color sonrosado.

  • La piel presenta una temperatura tibia.

  • La herida se muestra indolora al tacto.

  • La zona no presenta signos de inflamación.

 

¿Cuáles son los signos que indican la infección de una herida?

  • Temperatura elevada: cuando el área de la herida se nota caliente al tacto es posible que exista una infección, ya que la temperatura de la piel debe estar entre los 35 y los 36,9 grados centígrados, de tal modo que si al tocar la herida con las yemas de los dedos esta está caliente, algo no está funcionando correctamente.

  • Inflamación y enrojecimiento: el aumento de temperatura de la zona suele venir acompañado de inflamación, la cual se manifiesta por el hinchazón y el enrojecimiento de la piel. Debes saber que si se trata de una herida quirúrgica con puntos o grapas, este síntoma puede ser normal durante los primeros días tras la intervención.

  • Dolor: si la herida está infectada, los síntomas anteriores también suelen acompañarse de dolor.

  • Evolución irregular: si la herida no tiene buen aspecto y la evolución de la cicatrización es irregular en sus bordes, ya que no crecen con continuidad y de forma regular. Este síntoma de infección suele presentarse cuando el proceso de la herida está más evolucionado.

  • Supuración: se trata del signo de infección más llamativo y fácil de detectar. Cuando la herida segrega un liquido de color verde amarillento bastante denso, la herida efectivamente está infectada.

 

¿Cómo puedes tratar una herida infectada?

En caso de sufrir una infección en una herida, lo principal es que te pongas en manos de personal sanitario, ya que ellos sabrán cómo cuidar y curar correctamente una herida infectada.

De todos modos, existen una serie de pasos básicos que te pueden ayudar a cuidar y curar una herida infectada:

  • Lava la herida con suero fisiológico y jabón neutro eliminando todo tipo de secreción para que quede bien limpia.

  • Después sécala con ayuda de una gasa estéril.

  • Una vez esté bien seca, deberás aplicar una pomada antibiótica sobre la herida (consulta a un profesional qué pomada debes utilizar para la herida infectada en cuestión).

  • Después tapa la herida con un apósito de gasa y esparadrapo, evitando así el contacto con los posibles agentes contaminantes. 


 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados