¿Tengo que asegurar mi moto náutica?

El seguro obligatorio de moto náutica debe cubrir los daños personales y materiales provocados a terceros

¿Tengo que asegurar mi moto náutica?
El seguro de moto náutica no es un todo riesgo
  • Desde el 1 de julio de 1999 el seguro de responsabilidad civil es obligatorio

Llega el buen tiempo y ya estamos pensando en ir a la playa. Dentro de nada, nuestras costas se llenarán de embarcaciones de recreo. Si estás pensando en comprar una, debes saber que todas deben llevar un seguro de responsabilidad civil. Y la moto náutica no es una excepción. 

Cuando la moto náutica comenzó a venderse no se exigía una póliza, pero su uso fue extendiéndose, y desde el 1 de julio de 1999 el seguro de responsabilidad civil es obligatorio. Esta póliza debe cubrir los daños materiales y personales que se puedan causar a terceros.

Modalidades del seguro de moto náutica


Ahora bien, si la moto náutica se va a usar para fines diferentes al recreo, hay que contratar otro tipo de seguros. Siguiendo las especificaciones del Ministerio de Fomento, podríamos decir que existen 4 modalidades de seguro.

1. Seguro obligatorio de embarcaciones españolas. Toda moto náutica debe tener un seguro de responsabilidad civil, tanto si está navegando como si está atracada. Esta póliza debe cubrir:

Los daños personales y materiales a terceros, incluido el fallecimiento de alguien por nuestra culpa.
Los daños a buques, puertos o instalaciones deportivas.
Las pérdidas económicas que podamos ocasionar.
Las costas derivadas de un juicio.
La indemnización por daños personales es de 120.202,42 euros por víctima (hasta un máximo de 240.408,84 euros por siniestro).
La indemnización por daños materiales es de hasta 96.161,94 euros por siniestro.

Además, este seguro obligatorio debe incluir al propietario de la embarcación, a las personas autorizadas para pilotarla y a los esquiadores que pueda arrastrar.

Otros seguros de moto náutica


2. Seguro obligatorio para competiciones. Si la moto náutica se va a utilizar para competiciones deportivas de cualquier índole, también debe contratarse un seguro de responsabilidad civil que cubra a los intervinientes.

3. Seguro voluntario. El titular del seguro puede añadir libremente las coberturas que considere oportunas, como puede ser el robo.

4. Seguro obligatorio de embarcaciones extranjeras. También los propietarios de una moto náutica extranjera deben contratar un seguro que les cubra ante un posible accidente causado en aguas españolas.

Por tanto, el precio del seguro dependerá de para qué se vaya a utilizar la embarcación y de su potencia. Los precios pueden variar mucho dependiendo de las compañías. Incluso hay algunas que ofrecen seguros temporales desde un día. 

El seguro de moto náutica no es un todo riesgo


Una vez explicado esto, hay que recordar que el seguro obligatorio de moto náutica no es un todo riesgo, por lo que hay ciertos supuestos que no cubre. Algunos de ellos son:

Los daños sufridos por la embarcación y/o las personas que aparecen en la póliza (propietario, piloto, etc.).
Los daños personales causados a un posible viajero, ya que para ello sería necesario un seguro de viajeros.
Los daños causados en tierra (a las personas que se encarguen del mantenimiento de la embarcación, durante su transporte por carretera, etc.).

Antes de terminar conviene saber que pilotar una moto náutica sin el seguro obligatorio está calificado como infracción grave, y como tal la multa puede llegar a ser de más de 120.000 euros.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados