¿Te interesaría convertirte en diplomático?

Si quieres ser el representante de tu país en el extranjero y además se te dan bien las negociaciones, puede que te interese trabajar como diplomático. Se trata de un proceso largo y complicado, pero aquí te contamos cómo puedes conseguirlo.
 

¿Te interesaría convertirte en diplomático?
Te contamos todo el proceso paso a paso para ser diplomático

Cada día los diplomáticos españoles que hay repartidos por todo el mundo se encargan de representar, negociar y proteger a sus nacionales, así como fomentar las relaciones amistosas con otros países u obtener información.

Además de estas tareas, un diplomático también tiene que realizar una labor multidisciplinar, como puede ser dar asistencia a un ciudadano español con problemas en el extranjero, analizar la actualidad política de un país, contactar con las autoridades del país en el que se encuentra, comunicarse con la prensa, colaborar en procesos de comunicación, facilitar visados o promover actos relacionados con la cultura española.

En el sector económico, el diplomático también da apoyo a los empresarios españoles que han internacionalizado sus negocios, dándoles soporte e incluso ayudándoles con las negociaciones.
Ser un diplomático requiere ser una persona muy preparada, por lo que llegar a convertirse en uno es necesario un gran sacrificio, mucho estudio y tiempo de dedicación.
 

Cómo llegar a ser diplomático


 

¿Qué es un diplomático?

Se trata de aquella persona que representa a un país ante otro o una organización de carácter internacional, de tal modo que lleva a cabo funciones como negociaciones, representación de su país, fomento de relaciones internacionales, servicios de apoyo tanto a españoles como a empresas españolas en el extranjero o supervisión de proyectos de cooperación y desarrollo.
 

¿Qué es necesario estudiar para ser diplomático?

Para convertirse en diplomático hay que recorrer un largo y duro camino en el que es necesario enfrentarse a los siguientes desafíos:

  • Obtener un título universitario relacionado con:

    • Artes y Humanidades

    • Ciencias Sociales y de la Comunicación

    • Economía

    • Geografía

    • Derecho

    • Relaciones Internacionales

  • Dominar perfectamente inglés y francés, así como conocer otras lenguas como el chino, el ruso, el árabe y el alemán.

  • Aprobar la oposición anual que convoca el Ministerio de Asuntos Exteriores. La oposición es una prueba difícil de superar, la cuál supone entre unos tres y cinco años de media para ello.

    Consiste en un proceso selectivo que se compone de cinco exámenes de carácter eliminatorio en los que se exigen:

    • Conocimientos sobre las materias exigidas

    • Traducir textos a otros idiomas

    • Resolver casos prácticos de Derecho

    • Realizar un ensayo sobre algún tema de actualidad

    • Todos aquellos que superen la oposición deben realizar un curso de seis meses de duración en la Escuela Diplomática sobre política exterior, contabilidad, tramitación de visados, funcionamiento del Ministerio de Asuntos Exteriores, etc.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados